Cultura

Un colectivo que pinta herramientas para su pueblo

10 dic. CI.- El Movimiento Artístico Libre-M.A.L–, Muévete América Latina, y Muévelo a lo Loco es un colectivo de artistas, que se reunió para apoyar la Minga de Resistencia Social y Comunitaria cuando se consolidó el Congreso de los Pueblos en 2010 en Bogotá.

Por Elena Rusca*. Con la minga de 2010, los artistas se juntaron de forma regular a pintar murales para acoger a indígenas y campesinos quienes llegaban marchando a la ciudad. Desde allí se consolidaron como grupo y continuaron saliendo a la calles para pintar en conjunto.

Durante esta minga se pintó un mural de Manuel Quintín Lame Chantre (1880 – 1967), un líder indígena colombiano Nasa de comienzos del siglo XX. A partir de este trabajo el colectivo se conectó con la temática Nasa, lo cual los lleva a cubrir en el año 2012 la fachada de la Universidad Nacional con bastones de mando, en apoyo a la expulsión de todos los actores armados de sus territorios. En el año 2013 viajan a Toribío y Tacueyó como parte de la Primera Minga de Muralistas de los Pueblos.

El M.A.L elige pintar imágenes gigantes, en las partes vacías de los edificios, con la ayuda de extensores. Palos largos, muchas veces compuestos, que ayudan a llevar rodillos y brochas a nuevas alturas. La idea es ocupar los espacios de arriba, ya que la mayoría de las “culatas” están completamente cubiertas abajo.

Al principio las imágenes eran animales gigantes: ballenas, gallos, ranas, y luego con el pasar del tiempo se fueron transformando. A través de la conexión con otros colectivos y organizaciones sociales el M.A.L pudo salir de sus barrios de tránsito normal y conocer otras realidades que habitaban la ciudad.

“Pintar permite acceder a lugares que de otra forma serían inaccesibles”, nos cuenta Fonso, “…hay barrios donde uno no va si no tiene un motivo específico para ir. En cambio si vas por medio de la pintura o el trabajo, tienes acceso libre: todos nos volvemos iguales a través del trabajo”.

Pintando las calles

Con el Operativo multicultural por las localidades de Occidente en el 2012, en conjunto con la Agencia de Medios de Techotiba, el colectivo tuvo la oportunidad de llegar a distintos lugares de la ciudad de Bogotá, cargando una Chiva con distintas actividades: rap, circo, talleres de soberanía alimentaria, música y por supuesto, pintura. En conjunto con el mismo equipo el M.A.L asistió a la celebración del día del reciclador en el año 2013 detrás de la central de Abastos, de nuevo a la jornada se sumaron grupos de teatro, música, circo y alimentación.

Otro ejemplo del trabajo del colectivo es el mural “Vida Digna” del 2012. Por medio de una invitación de Guache, otro artista urbano colombiano reconocido a nivel internacional, el colectivo acude a pintar esta pared en Altos de la Estancia en Bogotá. Este muro fue construido como muro de contención para sostener la montaña luego de uno de los deslizamientos más desastrosos de América Latina, en el cual varios barrios fueron enterrados.

Muchos de estos trabajos se hacen en conjunto con la comunidad, lo cual favorece una apropiación del espacio por parte de sus propios habitantes. La acción de pintar lleva a la gente a cuidar más de su espacio, lo reaviva, lo convierte en suyo. Esto no es solo un trabajo artístico, sino también un trabajo social. La manera que tiene el M.A.L de apropiarse de los espacios se conecta con un sentimiento de igualdad: el M.A.L da las herramientas a las comunidades para que puedan construirse a sí mismas. De hecho, lo que diferencia las obras del M.A.L de otras obras murales militantes y políticas, es que ellos no son directos u obvios con sus imágenes.

“Racimo de Vida” Bogotá 2012

“En este país, necesitamos la construcción de un pensamiento crítico, que pueda poner un freno a la continua manipulación de los medios, y en Colombia nuestro sistema educativo ni los medios fomentan este pensamiento crítico”, sigue contándonos Fonso, “la idea es sembrar las semillas necesarias para que una persona desarrolle su propia opinión, y no solo hacer que crea en lo que sea que uno esté diciendo”.

Un pensamiento crítico se crea armando trabajos que tengan un fundamento en los hechos sociales. De hecho el M.A.L colaboró con el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, institución encargada de crear un testimonio histórico de la mano de las víctimas del conflicto armado en Colombia. Este es un trabajo fundamental, ya que el proceso de reconstrucción histórica en Colombia es una acción supremamente contestataria: es difícil poder contar los hechos como realmente ocurrieron.

Barrancabermeja

En ese sentido, se destacan los trabajos en Barrancabermeja, en la cancha del barrio el Campin, lugar que fue testigo de una masacre ocurrida en 1998 en donde un grupo de paramilitares en conjunto con agentes del DAS, antiguo Departamento Administrativo de Seguridad, seleccionan a personas de forma indiscriminada para ser violentadas, asesinadas y desaparecidas, esto en una ciudad altamente militarizada debido a la extracción petrolera liderada por la Empresa Colombiana de Petróleos –ECOPETROL–. Allí, artistas del M.A.L viajaron a renovar colectivamente por medio de la pintura este lugar.

“+ O + “ Barrancabermeja 2012 2

Masacre de las Bananeras

También se recuerda el trabajo hecho en memoria de la Masacre de las Bananeras llevada a cabo entre el 5 y el 6 de diciembre de 1928 en el municipio de Ciénaga, Magdalena, por el ejército colombiano bajo la dirección del General Carlos Cortés Vargas, quien para proteger los intereses de la empresa estadounidense United Fruit Company, actual Chiquita Brands, dio la orden de asesinar a miles de manifestantes que se hallaban reunidos a causa de una huelga. Estados Unidos había amenazado con invadir a Colombia si el gobierno colombiano no actuaba en favor de la United Fruit Company.

Este trabajo fue parte de un proyecto conjunto con el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, desarrollado bajo dos ejes: uno basado en la sensibilización de este hecho de la memoria histórica del país, y otro, realizado en conjunto con los marmoleros del Cementerio Central, buscó poner en evidencia una memoria más personal, llena de afectos. Una vez más, la comunidad se integró en la elaboración de estos proyectos, integración como eje fundamental del M.A.L.

Fundamental, porque un arte que deje las herramientas para reflexionar, es un arte que trabaja junto a su pueblo, en colectivo, y hacia los lugares y temas más delicados.

Falsos Positivos

Los Falsos Positivos, término que deriva directamente de la jerga militar, son un ejemplo de otro tema delicado tratado por el M.A.L. Los Falsos Positivos, jóvenes inocentes asesinados por militares, disfrazados para hacerlos pasar por guerrilleros, son el resultado de una campaña hecha bajo el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, cuando Juan Manuel Santos era Ministro de Defensa. En ese entonces el gobierno prometió más recompensas al ejército mientras más guerrilleros mataran.

Se desarrolló así un sistema de “favores” en el cual los militares empezaron a matar no solamente a guerrilleros, sino también a jóvenes, en particular de los sectores más pobres, ofreciéndoles ofertas falsas de trabajo, para sacarlos de la ciudad, asesinarlos y sumarlos como bajas de combate en algún departamento para cumplir estas “cuotas”. Soacha al sur de Bogotá, fue uno de los epicentros de los falsos positivos.

“Amar” Ocaña, 2018

En el 2018 el M.A.L en colaboración con Usted Mismo, viajó junto a las madres de Soacha hasta Ocaña, en el Norte de Santander, municipio en el cual aparecieron muchos de los cuerpos de sus hijos asesinados. Un lugar cargado de memorias y dolores para estas madres quienes lo habían visitado para recuperar los restos de sus hijos, otras no se habían atrevido y ahora en conjunto, por medio del arte viajan a resignificar este recorrido y pintar el mensaje de amar incondicionalmente, en la búsqueda y la desesperación, y recordar que aunque estos hechos no son tan sistemáticos como entre el 2006 y el 2009, sigue haciendo parte de la triste realidad y actualidad colombiana.

Jaime Garzón

Uno de los murales más grandes y reconocidos es el que está dedicado a Jaime Garzón. Que lleva renovándose desde el año 2012. A propósito de este mural afirma el colectivo: “El M.A.L. cree en la memoria como una construcción viva y colectiva, como una materia que transforma para complementar la historia “oficial”. Creemos que otros frutos son posibles, que las ideas son raíces y que invadiremos las estructuras de poder para qué pensamientos cómo el de Jaime Garzón, florezcan por encima del embrujo que corrompe y amenaza a nuestra sociedad”.

“El Valor de la Palabra; Mural Homenaje a Jaime Garzón” Bogotá 2012 – 2018

Un arte que haga posible que continúen las risas, hacia un mundo consciente.

Si quieren conocer más de su trabajo pueden seguirlos en sus redes sociales:
www.facebook.com/malcrewoficial/
https://www.instagram.com/malcrewoficial/
https://www.behance.net/MALCREW

*Elena Rusca es periodista y fotógrafa. Corresponsal de Colombia Informa en Ginebra, Suiza.

*Esta nota fue realizada en colaboración con el colectivo Movimiento Artístico Libre -M.A.L-

CI ER/FC/10/12/18

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top