Elecciones 2018

Un mapa político de contrastes

14 mar. CI.- El 11 de marzo se llevaron a cabo las primeras elecciones del año: las del Congreso de la República. El mapa político que deja esta elección es de contrastes.

Según cifras de la Registraduría Nacional del Estado Civil, el abstencionismo fue menor. El 47,8 % de las personas habilitadas para votar salieron a las urnas, en comparación con el 43,58 % del 2014. La reducción de esta cifra fue de 4,82 puntos. Si bien no fue significativamente superior, en zonas como Antioquia y Bogotá fue un indicador importante en los resultados. No obstante, el país sigue sin llegar a -por lo menos- la mitad del censo electoral.

Viraje a la derecha dura

Esta es la segunda elección en la que participa el Centro Democrático -CD-, la colectividad del expresidente Álvaro Uribe. En esta ocasión el partido de ultraderecha se fue por lista abierta, lo que benefició ampliamente a sus caciques electorales, encabezados por el propio Uribe Vélez (quien salió el Senador más votado del país con 875.554 respaldos). En general, el CD obtuvo 2.513.320 de votos, lo que le hizo acreedor a 19 curules en el Senado, la bancada más numerosa.

La cifra, sin embrago, representa casi la mitad de la obtenida por el hoy candidato de la Coalición del NO, Iván Duque, quien alcanzó 4.044.509 votos. No es un secreto que las consultas convocaron mucho más que las legislativas.

La siguiente votación de la derecha fue de Cambio Radical, la colectividad del candidato Germán Vargas Lleras, partido famoso por sus escándalos de corrupción. Ganaron 16 curules en el Senado con los 2.155.487 de votos obtenidos.

En orden descendente se ubican el Partido Conservador con 1.927.320 -15 curules-, el Liberal con 1.901.933 -14 curules- y La U con 1.853.054 -también con 14 curules.

A pesar de ser las colectividades con más votación, ninguno obtuvo mayoría absoluta. Para el impulso legislativo se requiere constituir una bancada unitaria entre los partidos mencionados pero, sin lugar a dudas, la derecha mostró su poder electoral regional que a su consolidación en los espacios institucionales y mediáticos. Basta con revisar las emisiones en vivo de Noticias Caracol a lo largo de la jornada y en todo lo que va corriendo de semana para identificar el lugar de la polémica de los tarjetones o compra de votos.

Además de mantener las prácticas electorales tradicionales -a menos de 24 horas de los comicios encontraron armas y dinero en la sede de la senadora electa por el Partido Conservador y apadrinada por “la dinastía Char”, de Cambio Radical, Aída Merlano-, incorporaron nuevas caras a sus listas de mujeres y jóvenes.

La alternativa

Los partidos alternativos avanzaron. Lograron arrebatarle curules a grupos herederos de la parapolítica más dura como Opción Ciudadana -antes PIN-, incluso aumentaron su votación y su presencia en el Senado.

El mejor librado fue el Partido Verde. Doblaron sus curules en Senado y lograron 1.317.429 respaldos. El Polo Democrático Alternativo, por su parte, mantuvo sus cinco lugares encabezados por Jorge Enrique Robledo (quien obtuvo la tercera mayor votación del país pasando de 190.000 votos en 2014 a 226.099), siguiéndolo el excandidato a la Gobernación de Santander y empresario Leonidas Gómez, luego Alexander López con 84.229, Iván Cepeda y el Senador Campesino Alberto Castilla.

La sorpresa la dieron los Decentes. En su primera elección como coalición, la Lista de la Decencia obtuvo cuatro curules en Senado, ocupadas por eminencias de la política de la izquierda como Aída Avella y Gloria Flórez y acompañadas por personajes que tendrán que demostrar de qué están hechos en el legislativo como Gustavo Bolívar.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común -FARC- tuvo 52.532 votos al Senado. No superó el umbral pero ocupará cinco lugares en esa corporación y su votación se logró en medio de una campaña llena de atentados, amenazas y desprestigio hacia sus candidatos.

La curul por la Circunscripción Especial Indígena está embolatada por el voto en blanco que obtuvo 340.798, mientras las listas 158.915. Ya se había dado por seguro que el Movimiento Alternativo Indígena y Social -MAIS- obtendría la curul con los 29.449 votos de Feliciano Valencia. Así las cosas, la votación tendría que repetirse, no podría coincidir con las Presidenciales, costaría cerca de 40 mil millones de pesos y no podrían presentarse los mismos candidatos.

Por otro lado está el partido MIRA obtuvo tres curules en Senado entre las que se encuentran la de Carlos Eduardo Guevara, que estaba en la Cámara por Bogotá, y la de Paola Agudelo, que viene de ser representante a la Cámara por los colombianos y colombianas en el exterior. Ambos han demostrado su oposición a Peñalosa y posturas progresistas en el legislativo.

En suma, los sectores alternativos suman entre 26 y 28 curules. Esto, sin duda, representa un hecho histórico para un momento igualmente histórico. Al igual que la derecha, para lograr ser fuerza en el Congreso deberán constituir bancadas unitarias e impulsar iniciativas en los temas que los articulan (a saber): la paz o la defensa de lo público.

Las Cámaras

El Partido Liberal fue el vencedor en las Cámaras en todo el país. Obtuvo 35 curules con 2.471.400 votos. El siguiente en votación fue el Centro Democrático que obtuvo 32. Por el lado alternativo el ganador, de nuevo, fue el Verde que obtuvo nueve Cámaras (Antioquia, Valle, Bogotá, Casanare, Boyacá).

El perdedor de los alternativos fue el Polo. Se quedaron por fuera personajes con un trabajo muy destacado como el defensor de Derechos Humanos Alirio Uribe y el representante a la Cámara por Antioquia Víctor Correa, quien no logró la votación para pasar de Cámara a Senado.

En general, el mapa político del país quedó pintado de derechas. Exceptuando Boyacá donde el Partido Verde tuvo la más alta votación, las regiones se mantuvieron controladas por las maquinarias electorales tradicionales.

¿Qué sigue?

Las Presidenciales tendrán en las coaliciones la comidilla de la opinión pública. Sin embargo, la derecha llega muy bien parada a la primera vuelta. La fuerza del Centro Democrático en Antioquia y el Oriente del país se consolidó, incluso en zonas históricas de presencia guerrillera. Los Liberales coparon el Eje Cafetero, Santander y Bolívar; mientras la Costa sigue siendo zona de Cambio Radical, La U y los Conservadores.

El reto consiste hoy en las bancadas unitarias que, por supuesto, responden a las coaliciones. El panorama pudo ser mucho peor para los sectores alternativos que tienen hoy una importante posibilidad de disputa en el legislativo: por primera vez podrían pasar de hacer control político a proponer leyes que frenen el avance del despojo, defender los mecanismos de participación popular como las revocatorias o consultas, garantizar lo que resta de implementación de los Acuerdos y la continuidad de los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional -ELN.

Los movimientos sociales tienen aliados importantes en el Congreso. Urge que asuman esa realidad e incidan en un escenario que por mucho tiempo ha sido adverso a sus apuestas. Solo la articulación de fuerzas y escenarios permitirá que el pulso con la derecha se dé en mejores condiciones para la mayoría del país.

CI MP/PC/14/03/18/18:00

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas Noticias

To Top