Cultura

[Sobre Cine] ¿Un canto a la Paz en medio de la continuación de la guerra?

6 feb. CI.- El documental Ciro y yo (2018), dirigido por Miguel Salazar, deja muchos sentimientos y preguntas enredados con las imágenes tristes y profundas de Ciro a través de la voz del narrador, los hermosos paisajes y la rabia que se siente con tantas falsas promesas de Paz y de cambio.

*Sara Ortíz Ospina. La verdad, ni sabía que decir cuando terminó la proyección. Sobre todo la última escena con una música esperanzadora y Ciro y su hijo navegando por la corriente hacia un futuro con un “canto de paz”. No concordaba con la cruda realidad que había visto en el documental y mucho menos con los asesinatos sistemáticos de líderes sociales asesinados en este mes de enero. Una amiga, con los ojos encharcados, solo me dijo: “Yo lloré pero de rabia”.

La vida de Ciro es un ciclo interminable de injusticias que padece un hombre tranquilo y bueno, que simplemente quiere vivir con sus tres hijos y su esposa en medio de un país que no respeta ni la verdad, ni la honestidad, ni las ganas de construir un mejor futuro honradamente.

La obra es documental muy bien hecho, sin duda alguna. El manejo de varias fuentes como las entrevistas, los archivos fotográficos, los videos de noticias, la narrativa y la construcción cinematográfica de Ciro están pensados, dirigidos y realizados minuciosamente.

Muestra cómo la situación de Colombia -aunque pienso que se pone demasiado énfasis en la violencia en general- arranca de manera dolorosa la dignidad y destroza a un hombre y a una familia.

La complejidad de la narrativa del documental es, como dijo su director, producto de escuchar realmente. La poética y la sensibilidad de Salazar contribuyen a que escuchemos las historias de Ciro. Pero la complejidad de la narrativa del documental se debe principalmente a la complejidad de la historia de Ciro en sí.

Esta película muestra la voz de las víctimas del conflicto armado y en este momento es necesaria esa voz. Pero un documental que le hace un “canto a la paz”, que da la voz a las víctimas, ¿puede ser apolítico? ¿La historia de Ciro realmente sintetiza la historia de Colombia?

La historia de Ciro es, efectivamente, la historia de muchos colombianos. Sobre todo de la parte rural. Pero hay un momento en el que la historia empieza a cambiar. La indiferencia del Estado se transforma y Ciro consigue un trabajo y le dan la casa que llevaba esperando siete años.

¿Esta parte de la historia de Ciro sintetiza la historia de Colombia en este momento? ¿Entonces donde quedan los indígenas desplazados del Chocó o del Bajo Cauca? ¿Y de Magüí Payán? ¿ Y los líderes sociales asesinados? ¿Y los que todavía están esperando los apoyos del Estado?

No sabemos si la historia de Ciro cambió porque el documental ayudó a agilizar el proceso o si Ciro fue simplemente de buenas. Lo que sí sabemos es que el director tomó la decisión de mostrar este cambio en la historia siguiendo la tesis de que todos los procesos de Paz anteriores había terminado en engaño pero en este se siente una esperanza.

Obviamente, todos -como Ciro- soñamos con la Paz, pero mi pregunta es: ¿Cómo vamos a llegar a ella con dignidad y con unidad? No es con mentiras, hipocresía, matanzas sistemáticas, multinacionales, ingenios de azúcar, concentración de tierra.

Miguel Salazar sostiene que no quiso mostrar la agenda política de Ciro para que ningún bando utilizara su documental. ¿Pero por qué no mostrar la agenda política de una víctima? ¿No hace parte de la complejidad de su historia por buscar soluciones?

No queremos esperar a que el Gobierno prometa Paz mientras sigue matando a los líderes sociales que pueden proponer otras maneras de trabajar. Ciro y yo nos deja la sensación de que frente a todas las injusticias, los dolores, las agresiones, lo que nos queda es aceptar y buscar la verdad. Así las soluciones se irán dando. Pero, tristemente, en este país no funciona así.

Si el documental es como el álbum fotográfico de un país -tal y como dice el aplaudido cineasta chileno Patricio Guzmán-, ¿qué tipo de memoria quiere Colombia? ¿Cómo vamos a contar y qué vamos a contar en los documentales? ¿Para quién y para qué?

CI SO/PC/06/02/18/7:00

*Sara Ortíz Ospina es una seguidora de Colombia Informa que quiso compartir algunas reflexiones y preguntas sobre la construcción de la memoria.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas Noticias

To Top