Cultura Popular

[Sobre Cine] El bebé de Rosmary, un clásico del cine de terror

24 feb. CI.- Considerada un clásico del cine de terror, El bebe de Rosemary (1968) -dirigida por el francés Roman Polanski, director de clásicos como El Pianista (2002)- es un claro ejemplo de que no se necesitan efectos visuales para generar miedo. Para muchos amantes del Séptimo Arte no es solo una película de culto, sino un filme memorable en muchos sentidos y que, indiscutiblemente, vale la pena ver.

Desarrollada en el Hotel Dakota, famoso lugar de Nueva York (donde asesinaron a John Lennon). Polansky muestra macabra y cotidianamente la relación de pareja de Rosemary (Mia Farrow) con su esposo Guy Woodhouse (John Cassavetes) al mudarse juntos a un edificio con peculiares inquilinos. Nos enseña paso a paso cómo esta relación va desembocando de a poco en una conspiración satánica que lleva a Rosemary al borde de la locura, con escenas nunca vistas.

Polansky, además, nos deja ver -de manera ambigua- el maltrato al que es sometida la protagonista a lo largo del filme, envolviéndonos en un halo de incertidumbre al no saber a ciencia cierta si existe esa alianza entre su esposo Guy y sus vecinos Minnie Castevet (Ruth Gordon) y Roman Castevet (Sidney Blackmer) para hacerla la madre del diablo o si dicha conspiración existe solo en la mente de Rosemery.

“Yo no quiero que el espectador piense esto o aquello, quiero que simplemente no esté seguro de nada, esto es lo más interesante, la incertidumbre”, dijo su director sobre este filme que juega con la mente del espectador.

El bebe de Rosemary fue la primera película que nos muestra de una manera cruda la violación y el embarazo de una mujer por un ser “diabólico”. Esto influyó posteriormente en películas como La profecía (1976), de Richard Donner, y El abogado del diablo (1997), de Taylor Hackford.

Solo al detenernos y analizarla es que logramos ver que probablemente Rosemary esté inestable mentalmente debido al aborto de su bebé. Tal vez es la depresión postparto la que la lleva a ese punto. O tal vez sí es víctima de un malévolo plan para convertirla en el puente que traiga al mundo al Anticristo, con mensajes claros como la aparición del Papa en la escena de violación, un mensaje que nos deja claro que nadie está exento del mal.

Insuperable hasta la fecha, este filme no solo resulta fascinante por su guión -basado en el Best Seller de terror de Ira Lewin del mismo nombre- o por la increíble actuación del elenco, sino también por un increíble manejo de escena que nos atrapa desde el minuto cero.

Desde la fotografía, manejan el color amarillo en las escenas (relacionado con enfermedades mentales) y los cambios físicos que tiene Rosemary a lo largo de la película. Ella pasa de ser una mujer jovial a convertirse en una persona frágil con una figura que roza lo enfermizo. Sin duda alguna, la película también es una crítica a la opresión sobre las mujeres.

Catalogada como una “película maldita” o “de culto” por los terribles acontecimientos que se dieron lugar poco tiempo después de su estreno. La actriz Sharon Tate, quien tenía 8 meses de embarazo y era la esposa de Roman Polansky, fue asesinada por La Familia Mason (una secta de asesinos estadounidenses) la noche del 8 de agosto de 1969. Este asesinato fue atribuido por muchos a la película. Llegaron incluso a culpar al director de haber hecho un pacto con el diablo en el transcurso del rodaje.

Sin duda alguna, El bebé de Rosmary es una película imperdible para todos los amantes del cine y del terror. Otros clásicos de este director son Repulsión (1965), El baile de los Vampiros (1967) y La novena puerta (1999).

CI JV/PC/24/02/18/12:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top