Educación

Sedes de la Universidad de Pamplona se suman a movilizaciones

20 oct. CI.- En medio del paro estudiantil que adelanta la sede principal de la Universidad de Pamplona, estudiantes de las sedes de esta institución pública en Cúcuta y Villa del Rosario decidieron unirse al cese de actividades hace aproximadamente 15 días al considerar que no son ajenos a las demandas ni a la crisis.

“Estas manifestaciones son la respuesta a unos acuerdos que ya se habían dado en el 2006 -ratificados en 2011- que la administración y la gobernación nunca cumplieron. Por esa razón volvemos al cese de actividades, buscando nuevamente que se cumplan los acuerdos ya pactados los nuevos”, manifestó Leonardo Posada, actual vocero de la Facultad de Salud.

Aunque las sedes se unen a las demandas del campus, cada una cuenta con problemáticas que se diferencian a pequeña escala. No obstante comparten varios puntos que han declarado como inamovibles en la exigencia como la obligación de realizar a la Universidad la revisión fiscal con Procuraduría y Contraloría. De igual forma, consideran fundamental que sesione el Consejo Superior Ampliado con la participación de la comunidad en general, teniendo en cuenta la coyuntura nacional por la que están pasando las universidades públicas.

Propuestas posibles, falta de voluntad política

El pasado 11 de octubre se llevó a cabo, de manera infructuosa, una sesión del Consejo Superior Ampliado en el campus principal de la institución. La jornada contó con la presencia del actual gobernador de Norte de Santander, William Villamizar Laguado, quien al llegar a la negociación del octavo punto del pliego, que se refiere a la Constituyente, se levantó de la mesa.

“El gobernador se negó argumentando el desconocimiento legal sobre el tema y escudándose en que necesitaba mayor asesoría. Sin embargo, los estudiantes presentaron su argumentación jurídica acompañada de ejemplos de procesos exitosos similares desarrollados en otras universidades ante lo cual Villamizar decidió reiterar el desconocimiento legal y, en vista de la insistencia de los estudiantes, decidió levantarse de la mesa y suspender el Consejo Superior Ampliado”, manifestó Jonathan Acevedo, estudiante de Ingeniería Industrial y miembro de la organización Escuela Paulo Freire.

La respuesta negativa por parte del gobierno local evidencia su falta de compromiso en la defensa de la educación pública de la región. Además, según indican los mismos estudiantes, la actitud de la Gobernación de desconocer los acuerdos logrados entre administración y representantes estudiantiles, parece indicar que no revisten mayor importancia en su agenda. Ejemplo de esa afirmación es que el pasado 14 de octubre la institución informó mediante el acuerdo número 080, que “en consideración de la recomendación del Consejo Superior Universitario, se llega a la determinación de suspender el segundo semestre académico del presente año” sin tener en cuenta la participación del cuerpo estudiantil y las consecuencias académicas que derivan de la decisión frente a los pequeños avances logrados en los limitados espacios de diálogos.

“Lo de suspender el semestre en Pamplona es una táctica por parte de la administración dando a entender que no tienen la capacidad de dar el debate, y por lo tanto lo que hacen es darle vacaciones o un tiempo de suspensión a las actividades académicas, para que los estudiantes despejen la universidad”, comentó Leonardo Posada.
Esta decisión, que por el momento únicamente afecta a los estudiantes de la sede de Pamplona, ha generado rechazo entre estudiantes y la comunidad al tratarse de una decisión que evidencia la poca voluntad de diálogo de la administración del rector Ivaldo Torres.

“Uno de los puntos del pliego de peticiones de la Universidad de Pamplona Villa del Rosario y Cúcuta es que se quite la suspensión del semestre en Pamplona”, indicó a esta Agencia Miguel Ángel Carrascal, representante de estudiantes de Medicina.

Los estudiantes de todas las sedes coinciden en que el Consejo Superior es el máximo ente institucional para la toma de decisiones de la universidad y por lo tanto consideran que solo desde este organismo pueden derivar las soluciones a las exigencias surgidas desde los diferentes programas y que están siendo recopiladas en un solo pliego de peticiones construido por las facultades.

Situación actual de las sedes de la Universidad de Pamplona

Durante los pasados 17 y 18 de octubre se llevaron a cabo espacios asamblearios y de reuniones con administrativos cuyo objetivo fue encontrar soluciones a las exigencias de los estudiantes para agilizar el normal funcionamiento académico.

El 17 de octubre, 14 días después del cese en Villa del Rosario, se reunió la Asamblea Estudiantil con el Consejo Académico de la Universidad de Pamplona. Los estudiantes contaron con la representación de 11 voceros, en defensa de cada uno de los puntos y, a pesar de que los estudiantes han considerado positivos avances de negociaciones, mantienen la posición de paro indefinido.

“Aquí llegamos hasta el final, los puntos se aprobaron y tenemos unas garantías. El cese se mantiene hasta el día que se reúna el Consejo Superior y, por ahora, el papel de los estudiantes va a ser prepararnos, estudiar los informes que solicitamos, trabajar arduamente”, afirmó Diego D’Caro, representante estudiantil.

Al día siguiente, el 18 de octubre, se continuó el Consejo Académico Ampliado; en este espacio el tema central fueron las prácticas de los estudiantes de salud y pedagogía que se han visto directamente afectados por la suspensión del semestre en la sede principal.

Las decisiones sobre la sede principal afectan, además de a los estudiantes en prácticas, al cuerpo docente por su vinculación a la sede matriz por lo estudiantes y profesores esperan que los compromisos de mantener todas las contrataciones, sitios de prácticas, convenios para el desarrollo de las mismas consagradas en un acta firmada como resultado del Consejo Académico, se cumplan a cabalidad.

Acciones estudiantiles reales

Ante la suspensión académica en la sede principal, los estudiantes decidieron presentar el miércoles 18 de octubre un informe ante la Comisión Sexta de la Cámara de Representantes y a su vez participar en una plenaria para dar cuenta ante organismos de carácter nacional la situación de la universidad regional de Norte de Santander. Allí exigieron el aumento de la base presupuestal a las universidades públicas de todo el país, tomando la voz como la sexta universidad en ampliación de cobertura y relegada al puesto 20 de asignación presupuestal.

“Una comisión de 30 estudiantes de todas las facultades estuvo en la Comisión Sexta. Allí avanzamos en interlocución con los parlamentarios y en exigencia de más recursos, en especial para la Universidad de Pamplona”, planteó Juan David Cáceres Suárez, vocero estudiantil.

Mientras tanto, estudiantes de la Unipamplona sede Villa del Rosario, aguardan que la sesión del Consejo Superior citada para el próximo viernes 20 de octubre resulte en una respuesta positiva a sus exigencias para así continuar con el calendario académico.

CI JO/MP/20/10/17/16:28

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top