Educación

¿Por qué marchan los universitarios?

6 oct. CI.- El pasado 4 de octubre, miles de estudiantes universitarios se tomaron las calles de Bogotá para exigir una mejor educación pública. El recorrido tuvo su primer punto de encuentro en el Planetario Distrital y Terminó en el Ministerio de Educación Nacional donde radicaron una carta para la Ministra.

El problema de la educación superior se puede resumir, básicamente, en el presupuesto. La mayoría de las universidades estatales necesitan de la autofinanciación para subsistir. El ejemplo más claro de esto es la Universidad Nacional, la misma que acabó de cumplir 150 años y lidera todas las listas de investigación científica.

Esta institución tiene que conseguir de manera autónoma más de la mitad de su presupuesto. Mientras, la infraestructura, la planta docente y los rubros para investigación se ven recortados año tras año. Con respecto a esto, el Gobierno Nacional ha manifestado en repetidas ocasiones la voluntad expresa de empeorar la situación agonizante de la educación pública.

Ser Pilo Paga

En el año 2011, durante el primer período presidencial de Juan Manuel Santos, el movimiento estudiantil logró tumbar la Reforma de la Ley 30. Esta significaba el fin de la financiación de la educación pública.

Más tarde, a pesar de la construcción con profesores, trabajadores y estudiantes y las manifestaciones de apoyo, fue imposible consolidar la Reforma a la educación superior construida por la Mesa Amplia Nacional Estudiantil.

Desde entonces, ha sido evidente la voluntad política de recortar presupuesto y destinar rubros a otras iniciativas en detrimento de las universidades públicas.

El ejemplo más evidente es el programa Ser Pilo Paga -SPP- que nació en el 2015 como extensión del Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior -Icetex-. Esta institución estatal ofrece financiación para estudios superiores con el compromiso de realizar su pago una vez terminada la carrera.

SPP es el programa mediante el cual el Estado asume, a través de créditos condonables, la totalidad o parte de los estudios profesionales bajo las condiciones de que el estudiante esté entre los mejores puntajes del examen de egreso de la educación media y, además, esté dentro de ciertos puntajes de clasificación socioeconómica -Sisben.

Ser Pilo Paga, aparte de proponer el pago hasta de la totalidad de los programas de educación superior en cualquier universidad, puede incluir un subsidio de manutención semestral para los beneficiarios del mismo o los “pilos” -estudiantes de altos puntajes académicos- sin que la universidad asuma ninguna responsabilidad con el estudiante o con el programa.

Presupuesto para qué

Según el último reporte publicado, Ser Pilo Paga tiene vinculados 40 mil estudiantes. Estos, aparte de tener problemas en el desembolso de los subsidios de manutención y problemas a futuro de deserción y endeudamiento, no logran mantener el promedio exigido o deciden no continuar con el programa académico.

Se espera que para 2018 reciba una inyección presupuestal de 1 billón de pesos, fruto del impuesto a la Renta y Complementarios.

Mientras, las universidades públicas tienen 600 mil estudiantes en todo el país. Y todas, sin excepción, tienen problemas de infraestructura, planta docente o programas de becas e incentivos para investigación y desarrollo.

Las exigencias

En la carta radicada a la Ministra Yaneth Giha, en el Ministerio de Educación Nacional, los estudiantes exigen respetar la asignación de recursos procedentes del Impuesto a la Renta y Complementarios así como el porcentaje del aumento del IVA contemplados en la reforma tributaria.

De esta forma se garantizaría su asignación para las Instituciones de Educación Superior Pública Públicas. Asimismo, se evitaría que SPP sea política de Estado ya que significa el uso de recursos públicos para la financiación de programas educativos en entes privadas bajo el modelo de crédito-beca, en claro detrimento de las universidades públicas.

Si bien las exigencias anteriores no representan la salvación de la educación pública, son reconocidas como la posibilidad de dejar de menguar el presupuesto para las universidades estatales, teniendo como horizonte la lucha por que el Estado asuma la responsabilidad de mantener las Instituciones de Educación Superior y su apuesta constructiva y crítica.

CI YA/PC/06/10/17/10:10

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top