Elecciones 2018

Petro: “No me diga demagogo, diga la verdad”

12 jun. CI.- En la reciente entrevista en radio nacional, el pasado miércoles, Gustavo Petro explicó a la ciudadanía su programa de Gobierno para la Presidencia de Colombia. Desde que inició su candidatura han sido polémicos temas como la constituyente, consulta anticorrupción, tenencia y uso de la tierra, relación con Hugo Chávez, reforma tributaria y pensional, así como educación y crecimiento económico.

A continuación un breve resumen de la inusual entrevista, en la que Dario Arizmendi, periodista de Caracol Radio y su equipo de trabajo recibieron cátedra, incluso de ética periodística. Faltan dos semanas para elegir al próximo Presidente de Colombia, y así definir la cabeza del Poder ejecutivo de la República para los próximos cuatro años, Iván Duque o Gustavo Petro. Los medios de comunicación han servido como plataformas para el debate entre los candidatos, en especial antes del 27 de mayo, sin embargo ahora son más importantes ya que tienen la capacidad para manifestar la verdad y desmentir varias noticias falsas, esta vez acerca de Gustavo Petro.

Asamblea Nacional Constituyente

Este es uno de los temas problemáticos en la opinión pública desinformada. Según la coalición uribista, Gustavo Petro quiere modificar la Constitución de 1991 para quedarse indefinidamente en la Presidencia y restarle capacidades al Congreso de la República, algo que sí quiso Alvaro Uribe en el año 2009 cuando convocó a un Referendo para su segunda reelección, que finalmente fue declarado inconstitucional en febrero de 2010.

Ante la crítica formulada por Arizmendi aclaró Petro: “Si gano la Presidencia habría la posibilidad de tramitar las reformas democráticas vía Congreso ya que hay un 27% que estaría conmigo . En el Senado de la República el esfuerzo no es tan grande para tener una mayoría […] Hay dos métodos para conseguirla, el tradicional, el de la Corrupción, que yo no le llamo mermelada porque eso es un delito; y el método de la Colombia Humana, el acuerdo sobre lo fundamental para poner sobre la mesa las reformas y previamente llegar a un acuerdo sobre las reformas entre fuerzas políticas, no entre asociaciones para delinquir, y con el apoyo de la misma movilización ciudadana”.

Efectivamente hay razones para temerle a una Constituyente que permita a un Presidente ocupar este cargo más de 8 años. En el año 2009 el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad -DeJusticia- explicó que Uribe ya tenía una extrema concentración de poderes y rompía el principio medular de separación de poderes; adoptó esta reforma constitucional para acabar con la esencia del Estado de derecho y del constitucionalismo; y negó las garantías para el principio de alternancia, que son esenciales a la democracia.

Consulta Anticorrupción

Un día previo a esta entrevista fue aprobada en el Congreso la Consulta anticorrupción con 84 votos a favor y 0 en contra. Esta iniciativa de la senadora Claudia López -que ya anunció su apoyo a Gustavo Petro-, reclama la disminución del salario a los congresistas y altos funcionarios del Estado; cárcel para los funcionarios corruptos y una sanción que les impida volver a contratar con el Estado; un control desde los mismos congresistas que certifique su asistencia, votación y gestión en el Congreso; y garantizar que los funcionarios de corporaciones públicas como el Congreso, las Asambleas, Concejos y Juntas Administradoras Locales, permanezcan durante máximo tres periodos de gobierno.

La opinión de Petro acerca del tema fue: “Hice la solicitud en el Senado y directamente al Centro Democrático. Tomaron la decisión por unanimidad, que será transitoria porque el próximo Presidente pondrá una fecha por Decreto dentro de unos meses. Si el Presidente es el de la mermelada, el de las asociaciones para delinquir, no va a haber voluntad para mover 12 millones de personas hacia las urnas en esa fecha, dependerá mucho de la ciudadanía; si el Presidente soy yo, tendremos una Consulta anticorrupción con más de 15 millones de votantes”.

En este momento de la entrevista el ánimo del equipo de periodistas comenzó a cuestionar el apoyo que personas como Ingrid Betancourt -retenida seis años (2002-2008) por las FARC-EP- han manifestado en los últimos días para Gustavo Petro. Allí el candidato de la Colombia Humana explicó: “Posiciones que en cualquier parte del mundo serían de centro, aquí son consideradas de extrema izquierda. Me refiero a Ingrid, el programa levantado por Ingrid Betancourt era de centro. ¿Quién dijo que la lucha contra la corrupción es de izquierda?”.

Tenencia y uso de la tierra

Este ambito ha sido de manera clara el que más desinformación tiene: Señalamientos en lugares como el transporte público, iglesias, colegios, instituciones públicas, medios de comunicación -radio, televión, prensa o internet-, e incluso desde la campaña de Iván Duque. Las mentiras relacionan a Gustavo Petro con la expropiación de la propiedad privada de la tierra.

Para la mesa de la radio nacional, en el mejor de los casos, era un tema fundamental por falta de franqueza hacia la audiencia. Petro aclaró nuevamente: “Hay que ponerle impuesto a la improductividad de la tierra fértil en grandes extensiones. Es un método pacífico para modernizar el campo en Colombia, esa modernización del campo es capitalista. Lo que estoy diciendo es que si el gran tenedor de la tierra, más de 500 hectáreas, no quiere pagar impuesto, tiene la segunda opción que es la de vender la tierra. La puede comprar quien quiera producir la tierra o el Estado para dársela al campesino que quiera producir la papa, el maíz, o el aguacate”.

Esta postura, cierta en las propuestas de la Colombia Humana, quiere terminar con una de las principales causas de la violencia en Colombia: La desigualdad en la tenencia de la tierra. Según el Comité de Oxford para ayudar a la hambruna -OXFAM, en sus inglas en inglés-, Colombia es el país más desigual de latinoamérica pues el 1% de la población colombiana es dueña del 81% de la tierra y el 99% de los colombianos/as tan solo poseen el 19% . Esta conclusión con base en el Censo Nacional Agropecuario realizado en 2014 por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE-.

Sin embargo, Arizmendi continuó y señaló que la propuesta es de izquierda, y Gobiernos como el de Venezuela también lo son y han expropiado. Además aseguró que el problema de la pobreza en Colombia no es la desigualdad en la titulación de la tierra sino la Guerra. Petro respondió: “Si usted va a Estados Unidos, a Canadá o a Nueva Zelanda, encuentra que los campesinos son granjeros, tienen tierra que les permite que sus hijos vayan a la universidad, y no están en Gobiernos de izquierda. Y sí es un problema de tenencia de la tierra. Se lo voy a poner más claro para no tener problemas de comunicación. El causante de la pobreza del mundo campesino, que llega a un 80% según el DANE, es el producto de un sistema feudal de tenencia de la tierra, y permítame poner este término feudal, porque por eso no es capitalista; la Guerra es el producto, no la causa.”

Modernización y crecimiento económico

La economía colombiana se caracteriza por ser extractiva y exportadora de patrimonios naturales, petróleo y carbón principalmente. Sin embargo en el año 2015 la Agencia Nacional de Hidrocarburos -ANH- manifestó que las reservas de petróleo en nuestro país terminarán para el año 2022, y por otro lado, el carbón ha sido puesto a un lado por la comunidad internacional poco a poco.

Arizmendi tuvo suficiente luego de la última intervención pero Petro continuó: “Si nos vamos separando de la extracción paulatinamente, yo dije 10 años, va creciendo la producción agraria e industrial. La demostración está el año pasado con el café. A penas se cayó el precio internacional del petróleo volvimos a ser cafeteros: 12 millones de sacos, la economía colombiana no entró en depresión como la venezolana porque nos salvó la agricultura, nos salvó el café”.

Diversificar la economía de Colombia implica modernizar el uso del campo, una alternativa para el desarrollo que, además de impulsar la industrialización agropecuaria, evitaría practicas como el fracking, nocivas para el medio ambiente y la salud humana, que pretenden alargar un poco más la dependencia en una economía primaria.

No obstante Arzmendi lo confrontó ya que no entendía la necesidad para reemplazar los ingresos del petróleo gracias a la venta de productos agrícolas. En ese instante Petro le recordó que: “En las finanzas públicas, que tiene que ver con el Estado, el ingreso derivado del carbón y del petróleo para el Estado colombiano hace dos años se desplomó, esos ingresos ya se cayeron. De 3.3% del Producto Interno Bruto -PIB-, es decir del valor de toda la economía que le entraba al Gobierno, por virtud del petróleo y del carbón, hoy es el 0,3%. Esa anomalía ya se produjo”.

Ahora bien, frente gremio del empresariado que vive una desinformación enorme, pues han sido expuestos a dos propuestas: una demagógica y otra real. No es sorpresa que la demogógica (bajar impuestos) sea la del candidato Iván Duque, que tiene entre sus promesas seis días al año sin Impuesto al Valor Agregado -IVA-, como si esta medida incrementara de manera real la capacidad adquisitiva, de compra, de la población colombiana que necesita todos los días.

El excalde de Bogotá expuso: “Yo estoy proponiendo es que si más gente sale de la pobreza, más gente les compra sus productos y entonces crecen más. La empresa no crece por los impuestos, la empresa crece si le demandan y le compran sus productos. Y la demanda de sus productos depende de que la gente tenga recursos para comprar, es decir, que salga de la pobreza. El programa de Petro es el que garantiza el crecimiento empresarial en Colombia”.

Reforma Tributaria

En la más reciente Reforma Tributaria,  el IVA se destacó por ser el salvavidas de la economía colombiana luego del desplome del precio del petróleo. Se aumentó este impuesto en los bienes y servicios que tradicionalmente han sido de primera necesidad: los alimentos, medicamentos, servicios sociales de educación, la salud, agricultura, el transporte, y en servicios públicos domiciliarios. Esta fue una medida regresiva en contra de la economía de la población ya que el mínimo vital del pueblo fue cercenado, y no fue precisamente para que el Gobierno construyera hospitales o colegios.

Aquí, en el momento con mayor tensión de la entrevista, Gustavo Petro enunció paso a paso cómo va a financiar la Educación superior pública gratuita y de calidad, gracias a una Reforma Tributaria que vincule un nuevo y apremiante sistema pensional que garantice los gastos que demanda la población en edad de jubilación, y logre disminuir el déficit fiscal de 4% en Colombia.

Esta iniciativa cuestionada por Arizmendi como populista, así la narró Petro: “Hoy existe un sistema pensional donde los cotizantes están, en un lado en los fondos privados de pensión, el 97% de los cotizantes de Colombia que no pagan sino 150.000 pensiones; y en el otro lado está compitiendo Colpensiones, donde están 1.900.000 pensionados pero que no tienen los cotizantes. El Estado tiene que pagar todos los años a Colpensiones 13 billones de pesos para que pague a sus pensionados. Si yo hago una reforma pensional donde estos dos sistemas se complementen en un modelo de pilares, implicaría que todo cotizante lo haga en Colpensiones, alrededor de un modelo de reparto simple; no es comunista, socialista ni castrocahavista, así es como opera en Europa”.

Etica periodística

En Colombia es muy difícil la discusión acerca de temas políticos, y no es porque sean poco importantes ya que definen posturas que deciden en nuestro nuestro país el rumbo de la democracia y las condiciones para la vida que de ella dependen. La educación alrededor de la cultura política es un derecho y un deber que la población en general debe reclamar y asumir para evitar la manipulación en detrimento de su dignidad.

Los medios de comunicación, entonces, alrededor de semejante objetivo, tienen la responsabilidad para brindar información verídica, y tienen la libertad para asumir posturas ideológicas diversas, pero no deben caer en los señalamientos que respondan a la propaganda mentirosa vacía de rigurosidad investigativa y colmada de imaginarios falsos. La entrevista que realizó Darío Arizmendi en Caracol Radio, esta vez a Gustavo Petro, es el claro ejemplo de cómo no se debe ejercer el oficio periodístico.

Aquí la entrevista completa:

Gustavo Petro en radio nacional

CI JA/CC/12/06/18/9:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top