Extractivas

Pácora: entre el aguacate Hass y la tierra

13 dic. CI.- Don Ezequiel observa cómo se van los camiones del pueblo cargados de los aguacates que él mismo cultivó. Ha vivido sus 47 años en Pácora (Caldas) y siempre cultivó café en la vereda de Palo Coposo. Hasta hace un par de años que comenzó a trabajar en una plantación aguacatera.

Había una plaga que estaba afectando los cafetales, por lo que vendió todas sus tierras a una empresa que meses después comenzaría a cultivar aguacate Hass. Don Ezequiel fue contratado por la empresa y ahora trabaja esas mismas tierras. Con la diferencia de que donde antes había un cafetal ahora hay un árbol de aguacate Hass; antes su hogar era donde ahora pisa solo para trabajar.

El primer barco de cargamento de aguacate Hass sale hacia Estados Unidos. Se embarca con 34 toneladas de esta fruta que fueron cultivadas por las empresas WestSole Fruit y Grupo Cartama en Pácoras. El Ministro de Agricultura afirma que “este es un logro de 25.000 familias productoras que están convencidas que estar en la mesa de los hogares estadounidenses es una gran oportunidad en beneficio del empleo y el mejoramiento de la calidad de vida de la población rural”.

En Pácora el paisaje común eran los cafetales. Estos llegaron con la colonización antioqueña. A partir de los Noventa, la bonanza cafetera llegó a su fin debido a la alta competitividad internacional y, a pesar de que aún hay gran parte de cultivos de café en el municipio, están siendo superados por las aguacateras.

Desde hace aproximadamente dos años el aguacate Hass comenzó a incursionar de manera silenciosa. Personas extrañas empezaron a llegar al pueblo y a decir a los campesinos que esas tierras cada vez valdrían menos debido a la broca -plaga- que afecta los cultivos. La idea de vender las tierras lo más rápido posible se instaló en la cabeza de los cafeteros puesto que, como lo dicen ellos mismos, “ya no vale nada y cada vez menos”.

Esta situación ha generado un cambio en la tenencia de la tierra, puesto que lo que antes pudieron haber sido varias fincas cafeteras es ahora un monocultivo de aguacate. El agua también ha comenzado a escasear para los habitantes del municipio en la medida en que el acceso se ha restringido por la acumulación de las tierras. Ahora se utiliza de manera prioritaria para regar las extensas plantaciones de aguacate.

Asimismo, la proletarización de los campesinos en las plantaciones es cada vez más común. El caso de Don Ezequiel se repite: de campesino con tierra se pasa a ser campesino sin tierra y con jornal.

No solo es cuestión de aguacates

Este cambio coincide con la estrategia de competitividad para el sector agropecuario dictada por el Departamento Nacional de Planeación en el 2015. En esta se afirma que, debido a que el café ya no cumple con el papel principal de relacionamiento con la economía mundial, se hace necesario definir otro u otros productos que cumplan con esta vocación. “Los principales candidatos a ser parte de estas apuestas son el cacao, varias frutas y hortalizas (aguacate Hass, piña Golden, etc.), forestales comerciales y maíz para concentrados de animales”, declara el informe.

Fabian Bonilla, sociólogo de la Universidad de Antioquia y e investigador de problemas rurales, señala como consecuencia directa de los monocultivos que “la mayoría de los campesinos son desplazados por la compra de tierra de estas empresas y los campesinos tradicionales los vuelven obreros de esas tierras o los desplazan al sector urbano a hacer otras actividades económicas”.

La situación de Pácora no es un caso aislado. Son varios los monocultivos que aumentan en Colombia en busca de un posicionamiento internacional. Por solo poner un ejemplo, la palma de aceite africana mantiene a las comunidades de Marialabaja (Bolívar) rodeadas. El discurso de la desvalorización de la tierra se repitió en esa zona y, al venderla, los campesinos tuvieron que comenzar a trabajar como jornaleros en los extensos monocultivos que antes eran sus predios.

El cambio de pequeños propietarios a grandes propietarios y terratenientes, el incremento de los campesinos sin tierra así como de la proletarización de éstos y el difícil acceso a bienes naturales como el agua; han sido algunas de las consecuencias que ha tenido la instalación de monocultivos en Pácora y en toda Colombia.

El informe del programa Colombia Siembra, realizado en el 2016 por el Ministerio de Agricultura, da cuenta del incremento de este cultivo. Señala que las áreas en el país sembradas con aguacate Hass han aumentado en un 126 % durante los últimos cinco años. Asimismo, ubica a Caldas como uno de los departamentos en los que se encuentra un mayor número de cultivos y a Pácora como uno de los municipios en los que el aguacate se plantea como una prioridad.
A parte de Colombia Siembra existen otros programas y leyes del Gobierno que buscan impulsar la monoproducción con fines de exportación. La Ley Zidres, expedida en el 2016, busca definir predios (en muchos casos baldíos) que serán intervenidos por un proyecto productivo. Este no se trata de cualquier proyecto sino de uno que logre posicionarse en la esfera internacional. “Los proyectos de las Zidres deben estar adecuados y corresponder a la internacionalización de la economía, sobre bases de alta competitividad, equidad, reciprocidad y conveniencia nacional”, se asegura en el Artículo 1 de la Ley.

Teniendo en cuenta que continuarán en aumento los monocultivos de productos que suplan las necesidades del mercado internacional, el futuro es incierto para los campesinos, en especial para los pequeños propietarios que están ubicados en territorios claves para el desarrollo de los monocultivos.

“Si se mantiene ese tipo de políticas de Estado neoliberal, la extensión de monocultivos va a aumentar así como el desplazamiento de los campesinos y la intención de convertirlos en obreros”, afirma el profesor Bonilla.

Mientra tanto, en Pácora ya se prepara el próximo cargamento de aguacate Hass para Estados Unidos. El discurso de “desvalorización” y “broca” continúa en el municipio. Los campesinos siguen vendiendo sus tierras para trabajarlas pero sin que sean suyas. ¿No pues que la broca ya las había dañado todas?

CI ND/PC/13/12/17/18:40

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top