Derechos Humanos

Organizaciones sociales nortesantandereanas convocan a la Gran Marcha por la Paz

Dirigentes de Marcha Patriótica

Dirigentes de Marcha PatrióticaEn rueda de prensa celebrada este cinco de abril en la ciudad de Cúcuta se socializó la invitación a la ciudadanía nortesantandereana y sus fuerzas vivas a participar de la gran marcha por la paz con justicia social, la democracia y la defensa de lo público que se llevará a cabo este próximo martes 9 de de abril en la ciudad de Bogotá.

La rueda de prensa fue convocada por distintas organizaciones sociales y comunitarias entre ellas; la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), Movimiento Marcha Patriótica, Movimiento de Víctimas de Norte de Santander (MOVICE N de S), Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc), la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), entre otras.

Olga Lucia Quintero, líder de Ascamcat y representante de Norte de Santander en la Junta Nacional del Movimiento Marcha Patriótica afirmó: “nosotros como Catatumbo venimos implementando varias estrategias para la paz, una es el tema de las Zonas de Reserva Campesina (ZRC), derecho que nosotros tenemos y que está enmarcado en la ley 160 del 94 y en el decreto 1777 del 96 que es una figura legitima amparada por la institucionalidad y es una herramienta para nuestra permanencia en el territorio y generar así condiciones dignas para el campesinado, sustentado con un plan de desarrollo sostenible donde se enfocan todas la problemáticas y posibles soluciones y en este sentido queremos garantizar la seguridad alimentaria de nuestra población con cultivos de “pan coger”, que tengamos vías de comunicación donde nuestros productos lleguen a los mercados, donde podamos tener escuelas dignas, centros de salud y en donde podamos vivir en paz con justicia social. En este marco se exige también que se respeten los derechos humanos y el derecho internacional humanitario”.

En la movilización por la paz con justicia social, la democracia y la defensa de lo público convergen distintas organizaciones que tienen sus propias reivindicaciones, por ejemplo la población desplazada exige que se le reconozca y no sean re-victimizados, lo mismo el sector campesino por una vida digna y el derecho a la tierra, el estudiantil con reformas de acuerdo a sus necesidades y defensa de la educación pública, de igual manera en el sector salud.

Actualmente unas de las grandes apuestas que están impulsando dichas organizaciones son las Constituyentes por la Paz y la Justicia Social, iniciativa que nació en el encuentro campesino de Barrancabermeja en agosto del 2011, le apuesta a la construcción de procesos sociales diferentes en cada una de las regiones apuntando a un fin común, la paz. Esta movilización tiene como propósito fundamental: “decirle al pueblo colombiano, desde el campesino hasta el indígena, el trabajador, el sindicalista, el estudiante, que absolutamente todos tenemos el deber moral y el compromiso con el país de fortalecer este proceso y todas las iniciativas de paz; que no solo nacen en La Habana sino en el seno de cada una de nuestras comunidades” aseguró la dirigente sindical Carmen Oliva Villalba Quintero.

El conflicto armado interno en Colombia es uno de los más largos que existe en Latinoamérica con causas estructurales que lo han alimentado durante todos esos años; por ello esta marcha se da como un llamado amplio de la ciudadanía a posicionar desde su realidad las necesidades. Para el dirigente estudiantil de la FEU Jonathan Ruiz  “somos más los que creemos en la paz, somos más los que defendemos lo público y somos más las personas que queremos una vida digna. Hoy somos los estudiantes universitarios los que exigimos una educación gratuita y a cargo del estado y una transformación al modelo educativo colombiano. Hoy los jóvenes colombianos decimos ‘somos más’ los que rechazamos la militarización de nuestras universidades; por eso la marcha de este 9 de abril es tan importante”.

Además asegura que esta marcha también responde al ejercicio de paz que se da en La Habana (Cuba) con el objetivo de ampliar el escenario de las mesas de diálogo; “hoy el  movimiento popular exige su participación directa como derecho fundamental en la construcción de la paz, exigimos nuestra participación como pueblo organizado y con propuestas que se han venido construyendo en cada una de las constituyentes regionales como la de la provincia de Ocaña y la próxima en la ciudad de Cúcuta y su área metropolitana que busca posicionar el debate propio de la frontera que no es solo económico sino también de vivienda, salud y educación. Por eso en Norte de Santander decimos: somos más, ahora si la paz”.

Frente a las recientes víctimas de desaparición forzada, tortura y asesinato del Movimiento político y social Marcha Patriótica y los permanentes señalamientos de funcionarios del estado como el ministro de defensa Juan Carlos Pinzón que asocian a la organización como brazo político de las subversión, Ruiz agregó: “primero hay que entender la palabra subvertir, yo subvierto cuando me opongo a algo y trato de cambiarlo. Si el gobierno me pregunta que si soy subversivo le tengo que decir que si, entendido literalmente. La lucha es una construcción por la democracia, de garantías, de paz, de un ejercicio a través de la política. Evidentemente como organizaciones que nutrimos este proceso hemos tenido que asumir el costo histórico que significa luchar contra un modelo neoliberal, contra una maquinaria aniquiladora, una motosierra andante que en cabeza de los gobiernos de Uribe y Santos nos ha tocado llorar y ver desplazar muchos compañeros; si el temor es por morirnos pues para que hemos nacido, aceptamos el peso histórico y el compromiso que significa esto y estamos dispuestos a asumir el riesgo, no vamos a dejar de insistir por la construcción de una patria diferente y de una América Latina unida, grande y soberana. El miedo es latente, claro que sí, pero somos más y por eso decimos que ahora es el momento para la paz”.

“Norte de Santander somos más, ahora si la paz”, es la consigna de esta región que ha padecido los ataques del paramilitarismo tanto en su zona rural como urbana; importantes dirigentes estudiantiles y políticos han sido asesinados; los casos de Edwin López y Gerson Gallardo así mismo como los del candidato a la gobernación Tirso Vélez y el defensor de derechos humanos Carlos Bernal, son notorios. “Si el río Catatumbo tuviera la posibilidad de hablar nos diría cuanta gente se llevó” nos recuerda el representante de la Mesa de Fortalecimiento a Organizaciones de Población Desplazada de Norte de Santander (MFOP N de S), Luis Alberto Rojas.

En el departamento, Marcha Patriótica aglutina 42 organizaciones campesinas y de juntas de acción comunal de la provincia de Ocaña, la región del Catatumbo y  los pueblos de Occidente. “Estamos conformados con un Comité Patriótico Departamental con estas organizaciones que coordinan el Consejo Patriótico. En proceso de estructuración y consolidación están los consejos patrióticos de Cúcuta y su área metropolitana y el de la provincia de Pamplona. El proyecto de Marcha Patriótica ha sido muy bien aceptado por la comunidad campesina pero de igual manera a sufrido la estigmatización del gobierno. Nosotros luchamos por lo verdadero, por la paz pero la llave no la tiene solo el presidente ni otras personas, la llave la tiene el pueblo y en la unión del pueblo está la paz, una paz duradera no una paz de la dejación de las armas o la paz de los sepulcros; es una paz con justicia social y de transformación de este país, una nueva Colombia que significa vivienda digna, salud verdadera y una educación de calidad” enfatizó Luis Alberto Rojas.

Finalmente Olga Lucia Quintero señaló que existe convergencia con las demás voces convocantes dado que “no es solo una marcha de nuestro movimiento donde contamos con más de 1.800 organizaciones sino también del Congreso de los Pueblos, la Alcaldía Mayor de Bogotá, las Centrales Unitarias e incluso la misma Presidencia de la República aunque no lo ha hecho tan oficial. De hecho la Alcaldía decretó día cívico este 9 de abril, para que todo el mundo salga a marchar por la paz y esperamos que el gobierno logré blindar este proceso y sacarlo adelante. Como Marcha Patriótica esperamos movilizar más de 150 mil personas a nivel nacional; de Norte de Santander esperamos movilizar 3 mil personas dentro de las cuales alrededor de mil del área metropolitana y 2 mil de la región del Catatumbo (El Carmen, Hacarí, El Tarra, Convención, San Calixto, Teorama, Tibú, La Playa de Belén) y la región de frontera. Esperamos que este sábado las delegaciones empiecen a concentrarse para que el domingo 7 de abril estemos partiendo en horas de la tarde a la capital”.

La consigna es “Norte de Santander somos más, ahora si la paz. Somos más los nortesantandereanos  y catatumberos que queremos la paz de los que probablemente se quieran beneficiar de la guerra; por eso viajamos un número considerable con el esfuerzo organizativo y financiero de todos los participantes para que no se preste atención al ruido que se crea por parte de los enemigos de la paz, porque nosotros si queremos aportarle a la paz” agregó la líder.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top