Política

[Opinión] ¿Qué tiene de extraño el silencio de la clase política colombiana? Nada 

19 ene. CI.- En un país donde la corrupción y la violencia política son parte fundante de la sociedad colombiana, como lo han demostrado en los últimos días el caso de Odebrecht S.A., Reficar y la condena a 55 años del exgobernador de la Guajira, Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez Cerchar, el silencio del Partido al que pertenecen sus protagonistas, no es de extrañar.

Por Victor Garavito. Y es que el entramado de corrupción y muerte que rodea a la clase política, en especial la de los clanes del Caribe, son el vivo reflejo de un país anestesiado por los medios privados de información, un Estado permisivo, una justicia cómplice y una paradójica realidad a la que llaman democracia, donde las mafias criminales se instalaron en el poder.

Por eso, aunque el país reaccionó tarde a través de las redes sociales, contra Cambio Radical con el hastag #KikoyCruzSonDeCambioRadical, para nadie es extraño que este sector político guarde un sepulcral silencio. La estrategia es simple: alejarse del escándalo, en su intento de desmarcarse de los hechos y hacer control de daños. La medida de choque seguramente fue implementada rápidamente ante los acontecimientos de los últimos días.

Por eso, el departamento de crisis de Germán Vargas Lleras, habría tenido en cuenta el eventual daño que el ruido mediático podría restarle a la imagen que ha construido en estos seis (6) años de campaña a la Presidencia de la República, adelantada con los recursos del presupuesto nacional y durante el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón; primero como ministro del Interior donde fracasó y ahora como su Vicepresidente, donde solo aprendió a sonreír para las cámaras.

Sin embargo, la realidad es innegable: La corrupción y el asesinato hacen parte de la práctica política de Cambio Radical. Por lo menos así lo demuestran los enredos de los exgobernadores de este partido Álvaro Cruz Vargas, condenado por el Juez 44 Penal de Bogotá a seis (6) años de cárcel e de inhabilidad para ejercer cargos públicos por sobornos para el favorecimiento de su empresa en el Contrato No. 192 de la Unidad de Mantenimiento Vial de Bogotá, por $24.000 mil millones de pesos. La sentencia se conoció el pasado 11 de octubre del 2016.

Por su parte, Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez Cerchar, exgobernador de La Guajira, es miembro del poderoso Clan Gnneco Cerchar vinculado con la parapolítica, como quedó al descubierto con el exsenador Lucas Segundo Gnecco Cerchar, o con los cuestionados Jorge y José Eduardo “Pepe” Gnecco Cerchar, firmante del Pacto de Ralito; mientras su prima Cielo Gnecco Cerchar, estaría detrás del poder y manejaba el Cesar, durante la Gobernación de su hijo, Luis Alberto Monsalvo Gnecco.

Esta conocida y particular familia, se desprende de un reconocido contrabandista de La Guajira como lo fue Lucas de Jesús Gnecco Navas; donde también, aparece el prófugo de la justicia por sus irregularidades en la contratación pública cuando se desempeñó como alcalde de Santa Marta, Hugo Gnecco Arregocés.

El peligroso ‘Kiko’ Gómez Cerchar fue condenado el pasado 17 de enero a 55 años de cárcel por el triple asesinato de Yandra Brito, exalcaldesa de Barrancas, ocurrido el el 28 de agosto de 2012 en Valledupar y quien denunciará al exgobernador por el asesinato de su esposo Henry Ustáriz y el conductor Wilfredo Fonseca, en hechos que se registraron en el 2008.

Además, a ‘Kiko’ Gómez Cerchar le quedan otros procesos que están en curso, como los homicidios del concejal Gregorio López Peralta y los trabajadores agrarios Luis Alejandro Rodríguez y Rosa Mercedes Cabrera Alfaro. Frente a todos estos hechos de sangre, para la Fiscalía General de Nación, el exgobernador de La Guajira es el “artífice”, junto a la organización del confeso narcotraficante ‘Marquitos’ Figueroa.

Por otra parte, se encuentra la reciente tormenta que causó en el país la entrega de avales por Cambio Radical a diferentes candidatos del caribe colombiano durante las elecciones regionales del 2015, como a la destituida gobernadora de La Guajira Oneida Pinto y de la actual mandataria del Departamento del Magdalena, Rosa Cotes Vives, esposa del exalcalde de Santa Marta, José Francisco ‘Chico Zúñiga’, condenado por parapolítica.

Pero esto no para ahí. En las últimas horas se conoció del préstamo que el Banco Agrario hizo a la firma Odebrecht por 120.000 mil millones de pesos a Navela, para el desarrollo del proyecto de recuperación de la navegabilidad del río Magdalena, del que Odebrecht posee el 70%.

A pesar de ello, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, perteneciente y elegido a ese cargo por Cambio Radical, al parecer no investigará a quienes fueron responsables de este desfalco a la Nación, como acaba de denunciar el Senador del Polo Democrático Jorge Robledo, quién además salpicó al Vicepresidente Germán Vargas Lleras, porque tiene a su cargo la infraestructura del país.

Para acabar de completar el panorama, hoy los medios registraron que Germán Vargas Lleras, en medio del anunció del matrimonio el 15 de marzo de su ministra de Vivienda, Elsa Noguera De La Espriella, quien fuera su fórmula Vicepresidencial de su Campaña en el 2009, señaló quiénes lo acompañaran en el 2018 en el Caribe: el polémico exgobernador del Magdalena, Luis Miguel Cotes Habeych y por supuesto Alex Char, quien tuvo que renunciar como Alto Consejero de Transparencia o Zar Anticorrupción de la Presidencia de la República, luego de estar envuelto en una investigación de la Procuraduría de Alejandro Ordóñez, de la que, como todos esperaban, salió absuelto y hoy es nuevamente Alcalde de Barranquilla.

De esta forma, queda demostrado por qué no es extraño el silencio de la clase política colombiana, la misma que siempre espera agazapada a ver pasar las tormentas; para eso tienen los medios privados de información, quienes realicen al dedillo y por encargo su trabajo de desinformación y entretenimiento.

Finalmente, al parecer los colombianos no tenemos memoria. Eso mismo estarán pensando en las toldas de Cambio Radical, los que se preparan para una feroz Campaña Presidencial, apoyados por la clase política más cuestionada del país, junto con los conservadores y los del Centro Democrático, y seguramente su banderas de campaña, tanto como las discursivas, giraran en torno a la lucha frontal contra la corrupción y la impunidad.

Mientras eso ocurre, ¿Colombia como siempre preferirá olvidar una vez más? Quizá esta vez no.

CI VG/MP/19/01/17/7:00

 

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: En Santa Marta, No Más Metroagua | [ar] actualidad regional

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top