Cultura

[Opinión] Medellín tarareó al ritmo de Alcolirykoz

24 may. CI.- La lluvia no se detenía, el frío helaba los huesos, mi amiga decía: “si no hubiéramos comprado esa boleta yo me hubiera quedado durmiendo en la casa”. Y claro, en la “ciudad de la eterna primavera” (Medellín) la lluvia nos espanta e, incluso, a algunos nos derrite. A pesar de ello, para mí era una de las fiestas del año: estaban juntos Reggae, Dancehall, Salsa y Rap. El “Tararea Party” prometía.

Por Pato Marinera*. El lugar destinado para el encuentro fue el bar Cinema Medellín. En la boleta decía que abrían sus puertas a las 8 de la noche. Llegué a las 8:40 y aún no las habían abierto, pero ahí estaba el grupo de creyentes, ansiosos y/o puntuales. Se abrió el ingreso y empezó el Party con Fazeta, integrante de Alcolirycoz y protagonista del videoclip Tararea, en el tornamesa.

Esta noche fue un encuentro de raperos, hasta metaleros y punkeros. Luego de Fazeta siguió Vic Deal; después Rulaz Coplaz o Rulaz Plazco, quien acompaña a Alcolirykoz en su canción Género Rural y, por último, el Arkeologo, una de las múltiples personalidades que hacen parte de Juan Fonnegra o Gambeta.

El lugar estaba a reventar de gente. A penas si podíamos bailar, pero la energía en el lugar no dejaba que los pies pararan, ni los brazos dejaran de moverse al compas de los beats. La certeza en la discoteca era que Alcolirykoz estaba en la casa y aunque muchos sabíamos que era una fiesta y no un concierto, esperábamos ansiosamente cuando Alcolirykoz hiciera su puesta en escena.

Los Ninjas se suben al escenario (no recuerdo con que canción empezaron) lo que no olvido es la sensación que de la piel erizarse y la satisfacción de vivir ese momento. Estos hombres “dicen palabras como tiros y muchos oídos se queman adentro”.

¿Quienes son Alcolirykoz?

Alcolirykoz  o los Ninjas de Aranjuez nacen en 1999 en Medellín. Son un grupo de rap que ha crecido en la escena nacional e internacional. A su vez, son una familia compuesta por Kaztro y Gambeta (primos, vocalistas y compositores) y Fazeta (Dj), con una hulmidad y sencillez que hacen la clave de su éxito. La primera canción que escuche de ellos fue El Despilfarro. Y no me gustó aunque no paraba de repetirla en la cabeza. Solo hasta un concierto en 2015 pude ver su puesta en escena y quedé totalmente flechada por la banda.

Ahora, mi canción favorita es en la que juran “ser eternos”, Outro Regalo. Lo tiene todo: la solidaridad del barrio, la nostalgia que da pensar en los sacrificios, las deudas de nuestros padres o de una madre soltera para criarnos. “A gastarme lo que no tuve, ni ayer, ni antier, me compré un par de tenis y otros pa’ tu nieto, te juro que jamás volveré a pisar en falso”. Además, Kastro con su nobleza y esa frase que en mí produce lágrimas: “mi familia ya comió, ahora ya sí puedo cambiar el tema”.

Somos muchos los que día a día nos desesperamos con la nevera vacía y lo único que nos da tranquilidad de seguir luchando es saber eso, que nuestra familia ya comió. Como cereza del pastel, las voces celestiales con que inicia que me hace recordar al Pacífico.

Cada canción una historia

Ellos narran el barrio. Dice Gilmer Mesa en Servicios Ambulatorios que “a mí siempre me impresionó mucho que la gente que hablaba del barrio lo hacía como resaltando lo bizarro, lo rudo y se le olvidaba la otra parte”. Sin embargo, ellos “lo hicieron de una forma tan increíblemente el barrio, ellos contaron el mismo barrio pero de otra forma”.

La canción Género Rural es la simplificación de las relaciones rural-urbano que tanto nos ha costado en clases de Sociología y en los debates con compañeros y compañeras. Y sí Kaztro, “con el rap, en cada ciudad das cátedra”.

Con N.A.D.A. nos llevan al mar. El beat hace recordar la inmensidad y las olas. Anestesia Local es una radiografía a la cotidianidad de muchos barrios de Medellín y del país “Aranjuez State Of Mind versión killmatic, ni Nas, ni Sadam hubieran sobrevivido aquí, de guionista la catarsis protagonistas todos casi, ni casting, ni maquillaje y esta historia empieza así”.

La noche finaliza con lo prometido: una buena sesión de salsa, una que otra cerveza, la certeza de que serán eternos y que nos volveremos a encontrar  para tararear.

*Pato Marinera es socióloga y Editora de la Redacción Internacional de Colombia Informa.

**Imagen de portada cortesía de Andrés Captura.

CI PM/PC/24/05/18/12:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top