Elecciones 2018

[Opinión] Hipocresía

18 sep. CI.- Fingiendo afinidades o pensamientos contrarios a los que verdaderamente han sostenido a lo largo de sus carreras políticas, las distintas candidaturas a la Presidencia 2018 se han esforzado por desligarse de los diferentes partidos políticos de procedencia y apoyos del pasado. Haciendo gala de una de las más grandes virtudes del político tradicional colombiano: la hipocresía.

*Por: Carlos Alfonso Ortiz L. Y es que difícilmente hoy se encuentra en las viejas y “nuevas” casas políticas un verdadero respaldo que garantice una alta favorabilidad electoral. Recordemos que los partidos y el sistema colombiano gozan en la actualidad del menor y más bajo respaldo y credibilidad del potencial electorado colombiano.

La fórmula de “los mismos con las mismas” no solo aplica para los ya maltrechos partidos Conservador y Liberal, sino también para sus diversas derivaciones (Partido de la U, Cambio Radical, Opción Ciudadana, etc.) así como también para revestidos con la vieja ola de la “alternativa” (Amarillos y Verdes).

El carácter doctrinario de cada uno de ellos es una evocación al humor. En esta, su personalidad política ha sido fuertemente desdibujada: todo es un remedo de ideas y las propuestas serias se confunden fácilmente con otras extremistas e increibles. Ante esta situación, los propios y los extraños solo atinan a decir que es una condición de nuestra “fauna política”.

Sin embargo, las candidaturas que se proyectan a 2018 dejan certeza de su oportunismo al lanzarse mediante la petición de firmas. A través de este mecanismo no logran ocultar su procedencia partidista, militancia política del pasado o el apellido. Las conocidas afinidades, labores o colaboraciones con anteriores gobiernos traslucen su verdadero carácter de clase y conforman de forma mutada el consabido “los mismos con las mismas”. Queda claro en la coyuntura pre electoral que se avecina es imposible la realización de una tercera vía.

Pese a sus intentos, cualquier candidatura de la derecha tendrá el peso que conlleva su candidato o candidata de haber hecho parte del pasado que nos condena a repetirnos.

Por otro lado, no hay que desconocer lo loable de la persistencia de las candidaturas “alternativas” por constituirse como esa tercera vía. Sin embargo, hoy gozan de la desunión a pesar del (calculado pero no siempre bien logrado) “gran acuerdo o coalición electoral”. Por desgracia, ahí también las bases, otros candidatos y fuerzas quedan por fuera.

El pasado compite por imponerse de nuevo. Lo “nuevo” se arriesga a alejarse del tren del futuro que sólo transita, para bien o para mal, a la derecha o la izquierda sobre los rieles de la unidad.

CI CO/PC/18/09/17/7:00

*Carlos Ortíz es Politólogo y candidato a Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad Nacional de Colombia, y colaborador de Colombia Informa Medellín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top