Ciudad

Nuevos desalojos violentos en Cali y Medellín

Las comunidades de los asentamientos de Las Orquídeas en Cali y Moravia en Medellín fueron nuevamente víctimas de desalojos violentos ordenados por las respectivas alcaldías y ejecutados por el Escuadrón Móvil Anti Disturbios -Esmad-. En estas acciones fue denunciado el excesivo uso de la fuerza por parte de la policía, la violación a los derechos humanos a menores de edad, ancianos y mujeres embarazadas, y el desconocimiento de acuerdos entre comunidad y administraciones municipales.

Desde la campaña nacional “Hogar Digno Hogar” que agrupa organizaciones y sectores que impulsan el desarrollo de políticas de vivienda digna para los sectores populares y que es promovida por la plataforma social Congreso de los Pueblos, se denunció el desarrollo simultáneo de operativos en Cali y Medellín para sacar por la fuerza a comunidades de dos asentamientos populares. Además de la simultaneidad, la principal característica en fue la agresiva participación del Esmad, que literalmente arrasó con lo que encontró a su paso sin importar la presencia de niños y niñas, ancianos y mujeres en estado de embarazo. Incluso defensores de derechos humanos, personal adscrito a la administraciones municipales y un periodista fueron agredidos en la ofensiva por desalojar a estas personas.

En Cali,  la acción de desalojo se extendió desde el pasado 12 de noviembre. La comunidad desalojada fue la del asentamiento popular del barrio Las Orquídeas en la comuna 14 al oriente de la ciudad, allí 75 familias que han estado asentadas hace más de 5 años, recibieron la sorpresiva y violenta presencia policial.

Según plantea la comunidad, se han tratado de establecer mecanismos legales para resolver su situación de vivienda, interponiendo derechos de petición, acciones de tutela, acciones de cumplimiento, entre otras. En ellas piden que se tenga en cuenta su condición de desplazados y víctimas del conflicto para así realizar un acuerdo en el cual se respeten sus derechos y dignidad humana.

Durante la acción de desalojo se encontraba en el barrio personal contratista de la Secretaría de Salud de Cali que adelantaban una campaña en el asentamiento. Ante la agresiva incursión del Esmad, los contratistas intentaron persuadir para que se tuviese en cuenta la alta presencia de menores, ancianos y mujeres en embarazo. Según lo denunciaron organizaciones defensoras de derechos humanos, la respuesta de la policía fue: “Ya di ordenes de que arrasen con todos”… “si ustedes se meten a ustedes también los barren” y “a esta niña me la reseña” refiriéndose a una de las profesionales contratistas de la Secretaría de Salud.

Las personas agredidas responsabilizan a Ángel María Navia Quintero, inspector de policía de la estación de policía “Los Mangos”, de amenazar y señalar a las personas del asentamiento, así como engañar con falsos acuerdos a las familias. Según denuncian, esta persona se negó a mostrar notificación alguna que demostrase la legalidad del desalojo y la participación de la policía.

Situación muy similar se vivió en el barrio Moravia en el centro de Medellín, en donde desde tempranas horas agentes del Esmad arribaron a la zona para efectuar los desalojos. Con el mismo proceder violento, los agentes no escucharon argumentos de la comunidad, ni discriminaron personas para agredir y avasallar.

Las acciones en ambas ciudades dejan como saldo mas de 100 familias en la calle, varias personas heridas con balas de goma, varios menores de edad con afecciones respiratorias y una mujer en estado de embarazo agredida en el abdomen con un gas lacrimógeno. Las comunidades y las organizaciones sociales manifiestan la exigencia de respeto y condiciones para la dignidad de estas personas, aseguran que seguirán conformándose asentamientos populares puesto que la crisis de vivienda en las ciudades es cada día mas grave.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top