#EfeméridesFeministas

Lêgerîn Çiya: Una mujer latinoamericana de la revolución kurda

Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos,/ y a partir de este momento es prohibido llorarlos/ que se callen los redobles en todos los campanarios,/ vamos cumpa carajo…!

Alí Primera

22 mar. CI.- La combatiente latinoamericana de las Unidades de Protección de las Mujeres -YPJ-, Alina Sánchez (Lêgerîn Çiya, por el nombre que adoptó para la lucha), ha caído mártir en un accidente automovilístico este 17 de marzo. “Lêgerîn estaba llena de un gran compañerismo, de ánimo y entusiasmo y estaba ligada al líder Apo (Abdullah Öcalan) con gran amor y conciencia”, expresaron desde las YPJ.

Por Alejandro Azadi*. Cada palabra es una roca y cada roca endeble, a punto de poder quebrar. Pero nos seguimos manteniendo firmes en esta idea de cuestionarlo todo, de pensar que todo aquello dado es equivocado y que podemos hacer las cosas mejor. Para el pueblo kurdo y para los pueblos de la Anatolia-Mesopotamia, la roca es como la muerte: extensiones de la vida. Puesto que para hablar de una combatiente mártir en la lucha por la liberación hay que hablar de su vida, de su búsqueda, de sus ideas que todo lo cuestionan.

Se anuncia la muerte en Rojava de la argentina Alina Sanchez (Lêgerîn Çiya). Ella era una gran defensora de los derechos humanos y de la lucha de la mujer en el Kurdistan. A tod@s las compañer@s de Argentina, os mando mi pésame y todo mi cariño. Las personas como Legerin, son inmortales

Publicado por Dani Martínez en Jueves, 22 de marzo de 2018

La conocí arribando a casa, como se conocen los kurdos y las kurdas entre sí. Apenas una mochila al hombro, su cuerpo en algarabía y la convicción firme de par en par: de que la vida no se puede vivir sin luchar. Ella daba cátedra de medicina, como también daba cátedra sobre la organización confederativa de los pueblos democráticos kurdos. Incansable feminista, agotadora luchadora, su disciplina no le permitía a uno seguirle el ritmo.

Nacida en las Sierras de Córdoba (Argentina), y con su mayoría de edad, decidió incursionar en las Sierras mambisas del Caribe americano (Cuba) para estudiar Medicina. La Escuela Latinoamericana de Medicina es, entre otras, una de las más importantes del mundo y de América Latina. Heredera del pensamiento revolucionario del Che Guevara. Esta escuela pregona entre sus estudiantes “que un mundo mejor está a nuestro alcance” y que la salud socialista juega su rol fundante en ese mundo.

Con ideas libertarias, junto a Berta Zuñiga Cáceres (Honduras), se solidariza con el pueblo kurdo y la lucha de las mujeres por su liberación. Consecuente con sus ideas, abraza esa lucha y comienza a incursionar en la filosofía confederal democrática que tiene como máximo exponente a Abdullah “Apo” Öcalan. No contenta con ello, con las ideas firmes de que la teoría no basta, toma del suelo “la caja de medicina” que dejara el Che, enfilándose hacia Rojava (Kurdistán). Nuevamente las Sierras, ese florecer de roca que emerge desde las entrañas de la tierra, le anima a seguir, a buscar(se), a encontrar(se).

Su internacionalismo se hace carne: realiza un suicidio de clase, se deconstruye para construirse junto a los kurdos y las kurdas en su lucha por un mundo democrático y ecológico. Un mundo donde las mujeres sean la revolución, no un camino para la liberación, sino la revolución que encarne la paz duradera de las naciones.

Cuando se fue conversábamos sobre lo hermoso, lo lindo, que tiene el pensamiento y la práctica del Partido de los Trabajadores del Kurdistán -PKK-. De cómo Serok Apo no es un líder revolucionario pragmático, sino que es un filósofo de la revolución con ideas sustentables en la vida democrática de un mundo en guerra. Apenas si mantenía su uniforme de diplomática kurda en territorio argentino. Es que, a fin de cuentas, toda nacionalidad coloca su nacimiento en las civilizaciones de la Mesopotamia.

Su vida es un ejemplo, es un paradigma que sólo puede apreciarse con el llano contacto de su existencia. Su muerte, es, nada más ni nada menos, que una extensión de su vida. Vive una revolucionaria kurda-latinoamericana en los pueblos democráticos del mundo todo.

Aquí, en otoño, las hojas tienden a caer de los árboles. Allí, en primavera, con el florecer de las rosas florece la lucha aún más encarnizada.

*Alejandro Azadi es parte del Centro de información y documentación del Kurdistán en América Latina y colaborador de Colombia Informa.

CI AZ/PC/22/03/18/9:30

1 Comment

1 Comment

  1. Camila

    03/25/2018 at 5:58 pm

    Que bien existen personas consecuentes con sus ideas. Qué tristeza caiga una compañera mártir en tan lejanos horizontes, pero eso habla de su humanismo y su dignidad. Acercando puentes, cuan iguales son nuestras luchas. Mis respetos a la compañera caída. Muy linda y emotiva nota, siempre escrita con ternura. Saludos a todos y todas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top