Pueblos

La Minga en el Huila: “Defender la Madre Tierra del gobierno y las multinacionales”

(Por Tejiendo Comunicación Popular TECOPO, para Colombia Informa). “Guardia guardia, fuerza fuerza, por mi raza por mi tierra”, cantan los indígenas del Huila el himno de su guardia, hoy llamada Cuidanderos del Territorio. Con bastones de mando y varas en mano, banderas del Consejo Regional Indígena del Huila (CRIHU) y símbolos propios, se encontraron en una nubada tarde en un carril de la vía, entre el municipio de Hobo y Gigante, en el lugar conocido como puente El Pescador. Por allí discurre, entre piedras, un riachuelo que desemboca en la represa de Betania, que será reemplazada por una nueva: la represa del Quimbo, que se abrió camino a punta de despojo y represión y que pretende dar paso a otras 7 represas en el sur de este departamento.

“Estamos aquí para defender y liberar la Madre Tierra porque no está siendo tratada con respeto por el gobierno y las multinacionales”, afirmó el mayor Jair Quinayás del Cabildo Yanakuna de San Agustín. Son 6 los pueblos indígenas que se encuentran en esta Minga Social Indígena y Popular en el Huila, agrupando alrededor de dos mil comuneros y comuneras. Los Nasa, Yanakuna y Misak que pertenecen e integran al CRIHU, asociado éste a la ONIC, además de Tama Dujos, Pijao y Coreguaje, este último pueblo procedente de los departamentos del Caquetá y Putumayo. Están en Minga con la convicción de defender no solo sus derechos como pueblos indígenas y los de sus territorios sino los derechos de la Madre Tierra.

No ha sido fácil sacar adelante la Minga, el gobierno departamental y la fuerza pública han saboteado la protesta. El comunero Nasa Reynel Torres afirmó que “en muchas partes los vehículos fueron inmovilizados, reteniendo los alimentos y el personal, aún cuando los vehículos tienen todo en regla. Se está vulnerando el derecho a que transitemos libremente por los territorios, pero también se está afectando a la población, es una forma de sabotear, de discriminar como decimos nosotros, aún se está viendo ese racismo cuando nos comienzan a detener. Cuando intentábamos llegar a este punto, en el punto del Quimbo nos detuvieron la fuerza pública, en contra de nuestra voluntad y si nos quedamos ahí era porque ellos no nos dejaban pasar. Obviamente hay provocación de la fuerza pública. Nosotros los indígenas estamos preparados y sabemos que aquí nos va tocar defendernos”.

Según el CRIHU, el departamento del Huila tiene aproximadamente 10.800 indígenas, de esos, 9.800 están agrupados en el Consejo Regional Indígena del Huila que hacen presencia en 8 municipios del departamento, en las zonas de frontera, es decir, los Cabildos y Resguardos se ubican en los límites con el Cauca, Tolima y Caquetá principalmente, en las zonas rurales más alejadas de las cabeceras municipales. El principal problema que viven estos pueblos es un desconocimiento sobre la diferencia y sobre la existencia de pueblos indígenas en el departamento, la concepción que tiene la opinión pública es que no hay indígenas en el departamento, opinión que ha venido cambiando poco a poco a partir de la acción del CRIHU y de las autoridades de los Cabildos.

Desde febrero del presente año se vienen haciendo los preparativos para esta Minga. “Los médicos tradicionales de las comunidades han hecho su medicina antes de venir a la Minga, han hecho su trabajo allá en sus cabildos y aquí en la Minga para que las cosas nos salgan bien, hay que escuchar a los mayores”, dijo el comunero Fabián, coordinador del programa cuidanderos del territorio de la directiva del CRIHU. Se escogió esta fecha por lo que significa en su lucha por la pervivencia cultural, 521 años de resistencia descolonizadora, primero en la conquista y la colonia, luego en la república y ahora en la “democracia” moderna que en Colombia da vía libre a la explotación minero-energética que despoja a los pobladores de sus territorios y depreda el medio ambiente.

Los comuneros y comuneras organizaron el campamento por cabildos a las orillas del río, con grandes plásticos, con pancartas que señalan las razones de su Minga de Resistencia y en los que se ondean banderas de sus organizaciones o símbolos de sus cosmovisiones. De grandes ollas brotan olores que despiertan el interés del apetito, sopas, sancochos, sangos, caldos de pescado y demás comidas se preparan en cocinas comunitarias para satisfacer las barrigas y llenar de energía los cuerpos de mujeres y hombres, jóvenes, adultos y mayores; porque la pelea es dura y el buen comer es primordial. Mientras algunos cocinan otros traen leña, las autoridades y delegados participan de las diferentes comisiones de organización de la Minga, los guardias andan “en la juega” y otros tantos tiran baño en el río. En las noches, luego de la comida, entre risas y alegría se danza y se baila música andina, suenan sayas, tinkus y san juanitos y todos alrededor del padre fuego o Taita Nina como dirían los Yanakunas. A las 10 de la noche se apaga el sonido, se va a descansar y los cuidanderos del territorio a vigilar.

Desde que inició la Minga, el 14 de octubre, este campamento de los Pueblos Indígenas en el Huila se encuentra en Asamblea Permanente, atentos a los desarrollos de la Minga nacional alrededor de los siguientes puntos:

1. Territorio-tierras; 2. Consulta previa sobre proyectos minero, energético e hidrocarburos; 3. Ejercicio de autonomía y gobierno propio; 4. TLC y política agraria; y 5. Derechos humanos, conflicto armado y paz. Pero también los pueblos del departamento han construido su agenda departamental que presentarán en una mesa de concertación al gobernador y alcaldes de los municipios en donde se ubican Cabildos y resguardos, son 9 los puntos que exigen:

1. Exigimos la contratación inmediata de los proyectos del sistema general de participación de los resguardos indígenas que están represados en los municipios de La Plata, La Argentina, Iquira, Nátaga, Pitalito y San Agustín debido a la falta de voluntad política de las administraciones municipales para su ejecución, de acuerdo con las directrices trazadas por los Cabildos Indígenas.

2. Modificación del decreto 1146 de 2009 incluyendo un artículo en el que se estipule que normalmente el gobernador del departamento incluirá en el proyecto de ordenanza en el presupuesto departamental, un rubro específico para dar cumplimiento a los acuerdos logrados con las autoridades de los pueblos indígenas, en el marco de la mesa departamental de concertación en relación con las necesidades y problemáticas que los afectan en los diferentes sectores.

3. Entrega inmediata del inmueble propiedad de la Beneficencia del Huila a nombre de la Asociación de Autoridades Tradicionales del CRIHU.

4. Aplicación sin dilaciones del decreto 2500 de 2010 para la contratación, vía contrato interadministrativo de la administración de la educación en los territorios indígenas del Huila por parte del CRIHU.

5. La financiación inmediata del proyecto de caracterización de los territorios indígenas en el departamento que reposa en la Secretaría de gobierno y la consecuente elaboración de un plan de desarrollo para las comunidades indígenas del Huila.

6. Exigimos a la CAM cumplimiento inmediato de la sentencia T – 1080 del 2012 expedida por la corte constitucional, donde a través se le ordena adelantar el proceso de consulta para expedir una nueva regulación sobre las concesiones de agua que afectan al resguardo de Paniquita.

7. Gestión permanente de la gobernación ante las autoridades competentes para:

– La adquisición de 5000 hectáreas anuales de tierras hasta cubrir las necesidades de las comunidades indígenas para su pervivencia.

-Constitución de 11 resguardos indígenas para las comunidades que no cuentan con territorio.

-legalización de 6648 hectáreas que han adquirido las comunidades y que aun no hacen parte de los títulos de los resguardos.

8. Y la no reubicación, ni temporal ni permanente, de las estatuas del parque arqueológico de San Agustín.

QUE VIVA EL MOVIMIENTO INDÍGENA, arenga la coordinadora del programa Mujer del CRIHU, ¡QUE VIVA!, Gritan los comuneros y comuneras en su Asamblea Permanente.

Según un comunicado públicado el 19 de octubre en la página del Consejo Regional Indígena se encuentran en precarias condiciones luego de la arremetida del Escuadrón Móvil Antidisturbios, quienes incendiaron carpas, alimentos y otros bienes que fueron destruidos como dos vehículos. El ataque según el comunicado sucedido el 18 de octubre deja 15 heridos, dos detenidos. Un indígena citado en el comunicado argumenta que “No había motivo alguno para que el ESMAD actuara de esa forma contra nuestra población indefensa, hemos sido francos con nuestra palabra de mantener una movilización pacífica, pero el gobierno nacional incumple su palabra una vez más. Cuando la comunidad se disponía a organizarse para marchar hacia el municipio del Hobo tomando media vía, la fuerza pública respondió brutalmente contra la población, quemando cambuches, dañando los alimentos, atacando con machetes a la comunidad, lo que dejan como saldo la amputación de un compañero, llevándose al personal de salud violando los derechos humanos”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top