Educación

La educación vista desde las ciudades: “Necesitamos una pedagogía social”

20 jun. CI.- En medio del Encuentro Nacional de Territorios Urbanos por la Paz, Colombia Informa recopiló diferentes entrevistas a miembros de organizaciones para visibilizar la lucha de los sectores  sindical, educacional y comunicacional en la construcción de territorios de paz. 

La primera conversación fue con Henry Acosta, docente de Ciencias Sociales del Instituto Técnico de Comunicación de Barrancabermeja, Santander, miembro del Sindicato de Educadores de Santander y  parte del Congreso de los Pueblos.

Colombia Informa: A partir del recién culminado Paro Nacional del Magisterio y entendiendo este proceso como parte de la lucha urbana, ¿qué se puede fortalecer desde el sector educativo para visibilizar la lucha de los maestros en las ciudades?

Henry Acosta: El paro nos enseñó que la pedagogía social es fundamental para adelantar la lucha y concientizar a las comunidades y la ciudadanía en general. Entendemos por formación el hecho de que no solo podamos incidir sobre el cuerpo magisterial, sino sobre las comunidades educativas y  los ciudadanos, por eso reconocemos que es necesaria la producción comunicativa para avanzar en la unidad del magisterio frente a las propuestas programáticas y de acción. También debemos entender que el proceso de formación no ocurre necesariamente en el aula:   La calle también educa y la pedagogía del aula, relacionada con el territorio en las ciudades, debe conducir a la construcción de identidad como elemento clave.

Frente al sistema de calificación cuantitativo y perverso del Estado, los educadores debemos apostar por la construcción de la memoria, la identidad y la paz, entendiendo la escuela como territorio de transformaciones y haciendo el ejercicio de auto reconocimiento identitario en los estudiantes desde el comienzo del proceso educativo.

C.I.: ¿Cómo lograr el empoderamiento de los estudiantes en una generación bombardeada por los medios hegemónicos?

H.A.: Los maestros somos estratégicos en la pedagogía didáctica.  Pero esa producción didáctica y pedagógica se queda en el marco de la institucionalidad, en los planes de estudio que nos limitan, que no incluyen temas como la defensa del territorio, la paz y el posconflicto.  En ese sentido es necesario que la escuela se sume a la construcción de identidad.

La dificultad actual en los jóvenes radica en la pérdida de ese carácter identitario. Es necesaria su recuperación desde muy temprana edad con pensamiento crítico,  si no existe ese pensamiento nuestras próximas generaciones van a  ser un instrumento más del sistema y ese es el gran error de los modelos pedagógicos, porque es urgente que el pensamiento se traduzca en la comprensión de las realidades y su transformación. Por eso la escuela tiene la gran responsabilidad de recuperar el sentido crítico, para construir territorios e identidades que permitan la acción y que diferencie nuestras políticas urbanas de los intereses hegemónicos  que proponen desde el Estado en el sistema educativo.

C.I.: ¿Cómo es posible desde la desfragmentación alcanzar la unión que fortalezca la lucha por la educación pública y de calidad con garantías en Colombia?

H.A.: El Paro nos dejó varias enseñanzas. Primero que hay una pedagogía social y que cuando esta logra superar la barrera de captación de los dos medios de comunicación masivos, se logra romper la matriz de fragmentación y convertirla en un problema de política pública.  Los maestros a lo largo del Paro vimos que se fue creando, al menos de manera coyuntural, una unidad de cuerpo en donde las nuevas y las antiguas generaciones de educadores entendimos que la política pública es la que define el presupuesto para la educación y el camino que debemos allanar para conseguir resultados. Ese aprendizaje nos pone en un gran reto debido a los avances que hemos tenido en los acuerdos que planteamos pero, por ejemplo, el sistema general de participación que garantiza el presupuesto de educación requiere que los maestros desde el aula y las comunidades empecemos a hacer una pedagogía sobre la importancia de hacer una reforma constitucional que permita que el presupuesto para la educación pública tanto superior como secundaria se garantice.

C.I.: ¿Cómo lograr los objetivos planteados en la lucha docente?

H.A.: Es posible si continuamos en la actitud de formación pedagógica desde el mundo urbano, teniendo claro que existen diferencias pedagógicas abismales entre la educación rural y la urbana.

El sector rural está en total abandono mientras la educación urbana cuenta con mínimos que, sin embargo, no cumplen con las garantías para una educación pública de calidad. En ese sentido, le apostamos a que el tema de reivindicación con la educación rural tiene que ser completa. No solo se trata de los dos sistemas estatutarios propuestos por el gobierno a través del acuerdo 01 del 2001 y la ley 715, cuyo principal propósito es fragmentar la educación.

La relación entre la pedagogía y la academia debe reconfigurarse para responder a las nuevas generaciones de maestros, teniendo en cuenta que es importante la apertura en procesos de formación y retroalimentación para garantizar la reproducción de luchas por la educación pública.

CI AP/MP/20/06/17/13:46

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top