América del Norte

Indígenas en Estados Unidos bloquean construcción de oleoducto

8 sep CI.- En el territorio de la tribu indígena Standing Rock Sioux, miles de indígenas acampan actualmente junto con cientos de activistas ambientales. Son cerca de 90 tribus indígenas las que se han solidarizado y con la lucha para enfrentar la construcción del Oleoducto Acceso Dakota -Dapl-.

El Dapl tiene una medida propuesta de 1.886 kilómetros para transportar 570.000 barriles de petróleo crudo todos los días; atravesaría los Estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur, Iowa e Illinois. Así pues, cruzaría el territorio de la Tribu Standing Rock Sioux, amenazando sus fuente hídricas, y destruiría sitios catalogados como patrimonio cultural.

Hasta la fecha, la protesta pacífica ha sido enfrentada con fuerza excesiva desde el Estado y los grupos de seguridad privada; incluso el gobernador de Dakota del Norte decidió hoy enviar la Guardia Nacional.

‘Mni wiconi’, agua es vida

En su idioma nativo (Lakota) esta comunidad indígena manifiesta que el agua es vida, y es el lema para las protestas contra el proyecto de oleoducto Dapl; un proyecto petrolero que pretende invadir uno de los ríos más grandes en el mundo, el Missouri, justo donde se encuentra con el río Cannon Ball y, además, pasar sobre el acuífero Ogallala, que también es uno de los más grandes en el mundo.

El mayor temor que tiene la tribu indígena son los graves impactos sobre las fuentes hídricas que generarán la construcción y el funcionamiento del oleoducto; temor que ha evidenciado cerca de 15 derrames de petróleo sólo el año 2015. Riesgo y daño que los autores del proyecto petrolero niegan.

El proyecto amenaza ecosistemas de flora y fauna; las anidaciones de la aguila calva -una especie en peligro de extinción-, plantas medicinales que viven sobre los ríos y son parte integral de la salud, cultura y soberanía de los pueblos indígenas en esta zona.

Los indígenas denuncian, además, la manera en que las empresas pretenden cooptar la cultura indígena al nombrar ‘Dakota’ este mega-proyecto. En el idioma Lakota, ‘Dakota’ significa ‘la gente’.

Meses de resistencia contra Dapl

Las protestas de la Tribu Standing Rock Sioux contra el Dapl llevan mucho tiempo. El campamento ‘Piedra Sagrada’ inició el primero de abril del presente año como un lugar espiritual para rezar y protestar pacíficamente; en agosto, visibilizaron las protestas y llegaron cientos personas desde diferentes lugares y grupos indígenas, y activistas solidarios para apoyar esta lucha por la soberanía y el cuidado ambiental.

Desde el 3 de septiembre hasta el 17, en muchas ciudades, grupos han organizado acciones directas con el objetivo de visibilizar los actores que han hecho posible este proyecto: los bancos Bank of America, HSBC, UBS, Goldman Sachs, Wells Fargo y, JPMorgan Chase. Estos bancos han dado 3.75 billones de dólares en crédito para la empresa Energy Transfer Partners, dueña del proyecto Dapl. La empresa Enbridge también es dueña con una inversión de 2 billones de dólares.

Represión

La represión ha sido una constante en  las movilizaciones contra el Dapl. Desde que iniciaron en abril, la vigilancia de la fuerza pública y seguridad privada ha sido constante; ahora que las movilizaciones crecieron, responden con más fuerza.

La semana pasada hubo agresiones con perros, que dejaron varias personas heridas, y cientos de judicializaciones por actos de desobediencia civil como amarrarse a las máquinas que pertenecen al proyecto petrolero.

Ruta juridica

El proyecto Dapl viola varias leyes, tratados y regulaciones federales. Así pues, mientras se realizan las protestas físicas, la tribu Standing Rock Sioux también usa las vías jurídicas para frenar el proyecto.

El 27 de julio presentaron una demanda al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, en la Corte Federal del Distrito de Washington D.C., agencia que otorga los permisos necesarios para avalar la construcción del oleoducto. En la demanda, la Tribu demuestra que el Corps violó varios estatutos federales cuando otorgó los permisos para el proyecto Dapl, entre ellos la Ley de Agua Limpia, la Ley de Protección de Sitios Históricos Nacionales y la Ley de Política Ambiental Nacional.

Por lo general las demandas demoran en resolverse un año, pero como ya empezó la construcción del oleoducto, la comunidad decidió pedir una medida cautelar, que “es una petición al Tribunal para que se conserve la situación actual hasta que las impugnaciones puedan ser resueltas en su totalidad”. En esta instancia, presentaron sus preocupaciones sobre la posible destrucción de sitios sagrados y culturalmente importantes; pocos días después, las empresas destruyeron los sitios con excavadoras.

Se esperan la decisión sobre la medida cautelar mañana 9 de septiembre.

CI ZP/JA/08/09/16/23:30

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top