Cultura Popular

Hace mucho tiempo que yo nací entre estas montañas

Hace mucho tiempo que yo nací entre estas montañas;

el sol pegaba fuerte pero junto a mi papá siempre trabajaba.

Frutas, verduras, todo lo que usted quisiera de la tierra brotaba

o se podía ir uno pa’ la ciénaga a pescarse una cachama.

Eran tiempos de montañas. Montañas bien soleadas.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre estas montañas;

me las recorrí todas a pie o cuando a lomo de mula andaba.

Pasó varias veces que cuando río arriba pasaba,

uno veía a las guerrilleras en el agua y lo saludaban.

Eran tiempos de montañas. Montañas bien soleadas.

 

Hace mucho tiempo que yo nací en estas montañas;

el cielo era clarito y en las noches de color estrella se pintaba.

Salía a la tierra y con mi papá sembraba

unos platanitos pal almuerzo que a mi mamá le gustaban.

Eran tiempos de montañas. Montañas bien soleadas.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre estas montañas;

me casé con una morena y tuvimos tres hijos que junto a mí en la tierra trabajaban.

Eran días que olían a monte, a gallina y a agua,

estábamos en nuestra tierra y aunque no todo era perfecto, no era mucho lo que nos faltaba.

Eran tiempos de montañas. Montañas bien soleadas.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre esas montañas;

comenzó a oler a plomo y la noche con pincelazos rojos se pintaba.

Ya no habían frutas, ni gallinas, todo lo espantaban,

y en la ciénaga pescaba uno cachamas feas, rojas, cachamas asustadas.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre esas montañas;

comenzamos a ver los vecinos caminando cuando de sus casas los sacaban.

Un día nos tocó a nosotros, dejamos la casa y las vacas,

nos fuimos con alguna ropa, el machete en mano y nuestros tres hijos en la espalda.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre esas montañas;

las caminé todas, como antes, pero con el alma atrás y la ciudad en la mirada.

Cuando llegamos como se pudo construimos la casa,

Y aunque ya no se siembra, ni huele a monte, a gallina ni a agua,

tampoco huele a plomo ni a sangre de amigo al despertar en la mañana.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre esas montañas;

Aquí no se puede andar descalzo porque así no se consigue ni trabajo ni entradas,

ni se ven estrellas en el cielo, no se escuchan las vacas y tenemos poca agua.

Uno va subiendo y lo saludan los muchachos a la entrada,

si supieran que unos parecidos nos sacaron hace un tiempo de allá, de la casa.

 

Hace mucho tiempo que yo nací entre esas montañas;

¿qué si quisiera volver? ¡Volvería sin pensarlo!

Si mi tierra, si mi tierra volviera a estar soleada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top