Campesinos

Golpe de 1964: Estado brasileño no reconoce campesinos asesinados en la dictadura

3 abr. Brasil de Fato.- Los campesinos están entre las mayores víctimas del Golpe Militar en Brasil de 1964, que cumple 54 años el domingo 1 de abril. El hecho aún es poco discutido en la sociedad brasileña. El Estado reconoce apenas 29 de los 1196 campesinos asesinados por la dictadura, esta estadística fue obtenida en un análisis de 2012 por la Secretaría Nacional de los Derechos Humanos y reiterada en el acta final de la Comisión Campesina de la Verdad en 2014.

Para Humberto Santos Palmeira, integrante de la Dirección Nacional del Movimientos de los Pequeños Agricultores -MPA- y militante del movimiento desde 2003, hay un gran desconocimiento sobre el proceso de represión de los campesinos antes y después del golpe de 1964, incluso entre sectores de la izquierda “hay un desconocimiento de la realidad agrícola y campesina brasileña, y como nuestra propia formación de izquierda está centrada en lo urbano, hay un desconocimiento sobre el proceso de represión campesina”, afirmó.

De acuerdo con Palmeira, la relación del Gobierno militar con el agronegocio brasileño fue muy cercana y contribuyó a forjar las bases latifundistas de la producción brasileña que, después del golpe de 2016, se volvió a fortalecer “lo que hoy es el agronegocio tiene en su génesis las políticas aplicadas por la dictadura en el campo: de aumentar el nivel de represión con los campesinos y dar incentivo estatal para la gran propiedad”, afirmó.

El MPA realizó durante la última semana su cuarta Escuela de la Memoria, que tiene como objetivo formar los militantes jóvenes del movimiento sobre la historia de resistencia y represión de los campesinos a partir del Golpe Militar de 1964.

¿Cómo ustedes hacen frente a los impactos del Golpe de 1964 para el campesinado?

Las Ligas Campesinas, desde los años de 1960, apuntaban que la coyuntura llevaría a un Golpe de Estado es por eso que los campesinos necesitaban organizarse para resistir. Fue así como las Ligas pasaron por un proceso de organización y formación, pero hubo poco tiempo de organización de estos frentes. Con el Golpe, la represión a los líderes y lideresas campesinos fue grande.

En Pernambuco hubo un caso de 5.000 personas detenidas, por el simple hecho de ser de la Liga las personas eran detenidas. La violencia del Estado fue horrorosa, un ejemplo de eso es el caso del campesino Gregório Bezerra, que fue amarrado en el fondo de un jeep y arrastrado por las calles de Recife, Pernambuco.

El Estado brasileño reconoce pocas muertes de campesinos, y por eso fue creada la Comisión Campesina de la Verdad. Conseguimos hacer un rescate, el registro, pero no conseguimos hacer que el Estado reconociera el crimen contra esta población. La Comisión Campesina de la Verdad encontró que fueron 1.196 asesinados en la dictadura, pero el estado reconoce apenas 29.

¿Qué era la Comisión Campesina de la Verdad?

Cuando comenzó el debate con Comisión Nacional de la Verdad, nosotros vimos que esta no tendría las piernas suficientes para ir al campo. Entonces la Vía Campesina, con el movimiento sindical, propuso una comisión específica para el campo. La Comisión Campesina de la Verdad no busca solo el periodo a partir de 1964, esta parte desde 1945, porque en la reflexión de los movimientos populares e investigadores que conformaron la comisión, 1964 fue el resultado de una violencia que ya venía pasando. Entonces, en ese período, grandes luchas campesinas fueron destruidas, como la Revuelta de Porecatu, no Paraná, la guerra del Capim aquí en Sao Paulo, todo antes del Golpe.

El acto institucional 5 (AI-5) cumple 50 años este año. ¿A partir de este decreto, cuál fue la consecuencia para los movimientos campesinos?

En tiempos organizativos, las Ligas Campesinas fueron destruidas hasta 1965. Las otras organizaciones que tenían un mayor nivel de tensión fueron extintas, sus líderes y lideresas fueron asesinadas, detenidas y torturadas.

En la misma medida que la represión aumento en la ciudad con el AI-5, en el campo fue mayor, porque en la ciudad usted aún tenía un sistema de comunicación más efectivo. En el campo, en los años de 1960, era muy difícil esa comunicación interna con la ciudad. Hay muchos registros de violencia después del AI – 5 registradas en el proceso de inicial en 1985, o solamente en 2012 con la Comisión Campesina de la Verdad.

¿De qué manera el Golpe de 1964 incentivo el agronegocio? Podemos hacer un paralelo con el Golpe del 2016.

Hay un concepto que el profesor Guillermo Delgado usa y que los movimientos del campo adoptaron para caracterizar el período de la dictadura militar, que es el de modernización conservadora. La entrada de la Revolución Verde fue en la época de la dictadura, entonces se “moderniza” la producción y la propiedad agrícola, pero se conserva sus líneas originales de la gran propiedad. Lo que hoy es el agronegocio tiene en su génesis las políticas aplicadas por la dictadura en el campo: de aumentar el nivel de represión con los campesinos y dar incentivo estatal para la gran propiedad. Entonces se moderniza a partir de insumos, máquinas, agrotóxicos, pero conserva la estructura agraria, y no se hace reforma agraria.

La relación del Estado y el agronegocio en la dictadura era tan fuerte, que varios líderes y lideresas urbanas, no solo campesinos, eran buscados en las ciudades y llevados para el campo para ser incinerados en las hornos de una hacienda de caña en Río de Janeiro, con es el caso del militante David Capristano. Siempre hubo esa relación mutua y umbilical en el Estado y el agronegocio, para mantener el status-quo del poder político.

Si hiciéramos un paralelo con el Golpe de 2016, esos mismos actores del agronegocio y el capital financiero fueron partes constituyentes del Golpe. Como los primeros mensajes golpistas en las elecciones del 2014, se formó un bloque conservador del agronegocio para derrocar a Dilma Rousseff con el golpe parlamentario, teóricamente por vía democrática, pero financiada pela Bancada Rural, que voto completamente para derrocar a la expresidenta. En esta última Caravana de Lula vimos estos ataques del agronegocio también. Entonces el agronegocio es hoy el fruto de la modernización conservadora de la dictadura.

¿Cree que existe una falta de reconocimiento por sectores de la propia izquierda sobre el impacto del Golpe en el campo?  

Es un déficit que tenemos en la izquierda brasileña, un desconocimiento de la realidad agrícola y campesina. Y como nuestra propia formación de la izquierda es centrada en lo urbano, las experiencias organizativas en el campo fueron muchas veces abandonadas por la propia izquierda. Entonces hay un desconocimiento sobre el propio proceso de represión. Hay mucha investigación y poca divulgación sobre sobre ese período de los campesinos. Una de las cuestiones principales que Elizabeth Teixera y Clodomir Santos de Moraes, resaltan de las Ligas Campesinas, es en cuanto a la dificultad de dar visibilidad a los conflictos del campo dentro de la propia izquierda.

Traducción: Colombia Informa.

BdF PC/03/04/18/4:00

*Brasil de Fato -BdF- es un portal de noticias orientado a cubrir procesos políticos, sociales, económicos y culturales, a partir de una visión popular de Brasil y del mundo. Nota original: https://www.brasildefato.com.br/2018/04/01/golpe-64-or-estado-brasileiro-nao-reconhece-camponeses-assassinados-na-ditadura/

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top