Un día como hoy

¿Fue Estados Unidos quien asesinó a Gaitán?

9 abr. CI.- Se han escrito millones de páginas sobre los hechos del 9 de abril de 1948. Han circulado múltiples teorías sobre los verdaderos autores del crimen del siglo. La versión oficial asegura que fue Juan Roa Sierra, un obrero de 26 años con trastornos de personalidad, el autor material del crimen. Asesinado a golpes por la muchedumbre, Roa nunca pudo dar su versión. Pero en lo que casi todos parecen estar de acuerdo es que Roa solo fue el dedo que apretó el gatillo, la punta del iceberg de una conspiración cuyos alcances siguen siendo un misterio.

La derecha llegó incluso a culpar a Fidel Castro, por aquel entonces un joven abogado que se encontraba en Bogotá para participar en encuentro de estudiantes que se realizaba en contraposición a la Novena Conferencia Panamericana (el castrochavismo es un invento viejo). El propio Castro contó cómo conoció a Gaitán, dos días antes de su asesinato, por intermedio de algunos líderes estudiantiles.

Los liberales siempre sostuvieron que se trataba de un crimen político ordenado directamente por el Gobierno conservador de Mariano Ospina Pérez. Pero hay una teoría sostenida por la propia Gloria Gaitán, la hija del caudillo, que involucra directamente a la Agencia Central de Inteligencia del Gobierno de los Estados Unidos -CIA- en el asesinato de Gaitán.

Esta versión se fundamenta en el testimonio de un supuesto exagente de la CIA, llamado John Mepples Espirito, y recogido en 1962 por la inteligencia cubana. Espirito confiesa que la CIA orquestó el asesinato de Gaitán cuando quedó claro que este no cooperaría.

Documentos desclasificados demuestran que la inteligencia de los Estados Unidos veía cuando menos con preocupación el acercamiento de Gaitán y el Partido Comunista Colombiano. Pero de ahí a afirmar que la CIA lo mató, hay un buen trecho.

Investigadores como Arturo Alape, autor de El Bogotazo, uno de los libros imprescindibles sobre el tema y quien escuchó la grabación de la confesión de Espirito guardada por los cubanos y pudo entrevistar al exagente en La Habana, decidió descartar esta teoría por considerar que Espirito mentía para salvar el pellejo.

Sin embargo, no fue descartada de plano por todos los investigadores. El abogado Eduardo Umaña Mendoza, poco antes de su asesinato, había decidido revivir judicialmente el crimen de Gaitán, involucrando nuevamente a la CIA.
Desafortunadamente, las balas asesinas no le permitieron seguir su investigación. El periodista Daniel Samper retomó la historia en un par de columnas escritas en el año 2000, a raíz de la negativa de la CIA a entregarle a Paul Wolf (un estadounidense interesado en Colombia,) su información sobre el caudillo liberal acribillado el 9 de abril de 1948.

Hoy es la Comisión de la Verdad, surgida a raíz de los Acuerdos de Paz, la que vuelve a colocar la mirada sobre el crimen de Gaitán. Como anota el Padre Francisco de Roux, miembro de la comisión, “el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán es uno de esos elementos históricos anteriores al estallido del conflicto como se presenta con la insurgencia y la confrontación armada (…) tenerlo en cuenta es importante para ayudar a la clarificación, porque el conflicto no cayó en el vacío, no cayó en la nada”.

Es por eso que va a escuchar los testimonios de Gloria Gaitán en torno al asesinato de su padre y el exterminio del movimiento gaitanista. Ojala algún día sepamos realmente quién o quiénes orquestaron el magnicidio de Gaitán, un crimen que transformó para siempre la historia de nuestro país y nos hundió en la barbarie de una guerra de la que apenas estamos intentando salir.

CI JP/PC/09/04/18/12:20

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top