América del Norte

[Estados Unidos] Tras la noticia de López Rivera, preso político indígena en expectativa para su libertad

18 ene CI.- Ayer el Presidente Barack Obama redujo las sentencias de Chelsea Manning, una ex-analista militar de inteligencia que filtró información clasificada a WikiLeaks; y la sentencia de Oscar López Rivera, quien era miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional -FALN- de Puerto Rico y ha pagado más de 36 años en prisión. Ambos serán liberados en mayo. No obstante, aún queda Leonard Peltier, un preso político indígena que lleva cerca de 40 años en prisión, juzgado de forma dudosa por la muerte de dos agentes del FBI.

El Comité Internacional por la Defensa de Leonard Peltier ha estado luchando para que Barack Obama, en sus últimos días como Presidente, le otorgue clemencia a este preso político que lleva cerca de cuarenta años en la cárcel y tiene 73 años de edad.

Clemencia significa “Compasión, moderar al aplicar justicia”, y en el caso de Leonard Peltier, este fue condenado en 1977 por el homicidio de dos agentes de la FBI, y aunque se hizo bajo muchas circunstancias y procedimientos ilegales, por el nivel de conflictividad y tensiones en el caso, su defensa pide clemencia bajo el argumento que ya es un hombre mayor y enfermo, resultado de pagar más de cuarenta años en la cárcel.

¿Quien es Leonard Peltier?

Leonard Peltier nació en 1944 y pertenece a las naciones indígenas Anishinabe, Dakota y Lakota. Peltier vivía en el resguardo indígena Turtle Mountain donde fue testigo de la pobreza extrema en los resguardos y sufrió por las políticas del gobierno de Estados Unidos de asimilación de los pueblos indígenas.

A la edad de ocho años, Peltier fue alejado de su casa y familia para llevarlo a una escuela “internado” para personas indígenas y manejada por el gobierno de los Estados Unidos. En estas escuelas se prohibía el uso de las lenguas indígenas, costumbres y tradiciones ancestrales, y los estudiantes eran víctimas de abuso físico y psicológico.

Cuando regresó a su casa, Peltier identificó el abandono estatal que marcaba la pobreza en los resguardos y nuevos intentos por parte del gobierno estadounidense para despojar a los pueblos indígenas de sus tierras y así ‘exterminarlos’. Así pues, Leonard reaccionó y empezó a defender su territorio y el territorio de otros pueblos indígenas.

Peltier, el AIM y el montaje judicial

En el inicio de los años setenta es cuando se vinculó al Movimiento del Indígena Americano -AIM, sigla en inglés- que luchaba por los derechos y la sobrevivencia de las personas indígenas, actualmente en peligro por la persecución política y militar.

En ese entonces El AIM hizo una caravana que se llamaba ‘Sendero de los Acuerdos Rotos’ en que se presentaba un pliego de exigencias para mejorar las relaciones entre el gobierno de los Estados Unidos y los pueblos indígenas. Al viajar de la costa occidental hasta la capital Washington D.C., donde los esperaba la administración del Presidente Nixon, este los rechazó por lo que hicieron una ocupación en el Departamento del Interior donde se ubicaba la Oficina de Asuntos de Indígenas Estadounidenses.

Luego del ‘Sendero de Acuerdos Rotos’, el AIM estuvo bajo la vigilancia del FBI y el Programa de Contrainteligencia -Cointelpro-, y fue catalogado como una organización extremista, por lo que empezó la persecución a sus miembros y líderes.

En 1972 Peltier fue víctima de un montaje judicial por el intento de asesinato de un agente de la policía en Wisconsin y duró cinco meses en la cárcel. Aunque hubo pruebas que demostraban la naturaleza del montaje, Peltier no se presentó a las audiencias y se convirtió en fugitivo de la justicia.

En los siguientes meses Peltier siguió su activismo con el AIM, viajando a diferentes resguardos indígenas y conferencias; ayudando a las diferentes naciones y pueblos indígenas en sus luchas por justicia por el reconocimiento federal de la nación Kootenai, y el rechazo a despido de un grupo de mujeres navajo, cuando conformaron su propio sindicato.

En 1975, Peltier terminó en el resguardo Pine Ridge, un resguardo históricamente importante para la resistencia indígena, junto con otros líderes del AIM, para ayudar en actividades de soberanía alimentaria como una huertas, y trabajo social con personas alcohólicas. Ese mismo año, el 26 de junio, dos agentes del FBI resultaron muertos junto a un indígena en medio de un tiroteo.

Luego del incidente, el FBI incrementó la persecución a los miembros del AIM, y específicamente a Leonard Peltier. Con la ayuda de los medios de comunicación la construcción del montaje judicial fue determinante contra Leonard Peltier. Por ello, el líder indígena huyó hacia el país de Canadá mientras sus dos compañeros Dino Butler y Bob Robideau enfrentaron el juicio en el que resultaron inocentes.

Peltier fue detenido en Canadá y extraditado a EEUU, justificado por el testimonio falso de Myrtle Poor Bear, quien tenía problemas cognitivos pero manifestó al FBI ser la novia de Peltier y sostuvo que él había confesado sus planes de asesinar los agentes del FBI. Hoy en día, el gobierno de los Estados Unidos reconoce que Myrtle Poor Bear no conocía a Peltier y no estaba presente en el momento del tiroteo; sin embargo fue la principal prueba para su detención.

Condena y clemencia

Después de un juicio lleno de irregularidades, inconsistencias y hasta procedimientos ilegales, Leonard Peltier fue condenado por el asesinato de los agentes Jack Coler y Ron Williams, y sentenciado a dos condena perpetuas.

Peltier no ha dejado de luchar por su libertad e inocencia. Varias apelaciones y una campaña internacional durante todo su tiempo en la cárcel, hacen parte de su lucha. El caso de Peltier es un claro ejemplo del uso del sistema judicial para debilitar el movimiento de resistencia de los pueblos y pese a esto Peltier manifestó: “La única cosa de la que soy culpable es por luchar por mi pueblo. Yo no maté a esos agentes”.

La clemencia de Barack Obama es la última esperanza para Peltier ya que la próxima vez que le será permitido presentar una petición para gozar de libertad condicional es en el año 2024, y si sobrevive, tendrá la edad de 80 años. Sus hijos, familiares y amigos desean que Leonard Peltier disfrute sus últimos días en su territorio natal. Activistas internacionales, académicos, figuras religiosas, actores, escritores, músicos y demás, se han sumado a este reclamo.

 

 

Fotografías realizadas por Celestino Barrera

CI ZP/JA/18/01/17/08:30

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top