Nuestra América

[Entrevista] Puerto Rico: “No nos vamos a dejar intimidar por el Estado”

11 may. CI.- Hace nueve meses el Huracán María arrasó al Caribe. Puerto Rico fue uno de los países más afectados por esa tormenta, no solamente por la fuerza con que impactó a la Isla sino por la misma condición que esta nación como colonia de Estados Unidos.

El huracán sirvió como excusa para aumentar el control militar y económico sobre la isla y profundizar las medidas de austeridad que se está imponiendo desde el país norteamericano. Sin embargo, el pueblo boricua no se deja derrotar, sigue en resistencia y lucha por un Puerto Rico libre y soberano.

Una plataforma social importante en esa coyuntura es Jornada Se Acabaron Las Promesas. Colombia Informa y The Dawn News hablaron con Jocelyn Velázquez Rodríguez, la portavoz de esta organización, acerca de la coyuntura en su país y la lucha que están llevando.

¿En qué consiste la plataforma Jornada Se Acabaron las Promesas?

La plataforma surge en el año 2016 cuando se aprueba la Ley Promesa en Puerto Rico. Esta es una legislación del Congreso de los Estados Unidos en donde se autoriza la creación de una Junta de Control Fiscal impuesta, pero pagada con fondos del pueblo de Puerto Rico. Es una junta no electa por el pueblo así que cuando se aprueba la ley, varios sectores de la sociedad civil y compañeros independentistas y socialistas nos reunimos para empezar a delinear una estrategia en contra de la Junta y en favor a la independencia. A esa iniciativa la llamamos Jornada Se Acabaron Las Promesas.

Su función en un principio era impedir la realización de una conferencia convocada por los sectores más adinerados y la Cámara de Comercio. En esa actividad se pretendían celebrar el nombramiento de los integrantes de la Junta y nosotros decidimos impedirla y tuvimos éxito. A partir de esa fecha al presente, la Jornada Se Acabaron las Promesas se ha constituido en un polo de resistencia y de lucha en contra de la Junta de Control Fiscal. Aglutina a diferentes personas de diferentes organizaciones alrededor de la Isla.

Movilización de la plataforma Jornada se Acabaron las Promesas.

¿Cuáles son las principales problemáticas que se enfrentan en Puerto Rico, ocho meses después del paso de Huracán María?

Las recuperaciones han sido exageradamente lentas. El Gobierno de los Estados Unidos ha sido un obstáculo pues por semanas impidió la llegada de suministros. Tomó el control de absolutamente todo el aparato de salud y seguridad. Su función ha sido dilatar los procesos y negarle a los ciudadanos las ayudas a las que tienen derecho.

Miles y miles de familias por casi nueve meses no han tenido servicios de agua ni de luz. Tenemos decenas de casas sin techo porque las personas no han existido los recursos para rehabilitar sus hogares. La preocupación más grande que se siente sobre nosotros en estos momentos es que estamos muy próximos al comienzo de la temporada de huracanes y aún el país no se ha rehabilitado como para poder soportar la embestida de cualquier fenómeno hemisférico similar o incluso menor al que vimos el año pasado.

Destrozos del Huracán María durante su paso por Puerto Rico.

El Gobierno sigue ocultando las cifras de los muertos. Sigue ocultando la realidad de que para muchos sectores del país el huracán parecería que pasó ayer. Cada día se hace más difícil la recuperación de esta catástrofe.

Las pasadas semanas, la Junta en combinación con el Gobierno aprobó un nuevo Plan Fiscal para cinco años. En él se reducen a un 10% las pensiones de los jubilados, se triplica el costo de la matrícula para universidad del Estado y se impone una reforma laboral que le quita absolutamente todos los derechos y las garantías que los obreros y las obreras habíamos conseguido por años.

Además, se pide la venta de uno de nuestros principales activos que es la Autoridad de Energía Eléctrica. Se crea toda una serie de legislaciones que van dirigidas a flexibilizar las regulaciones ambientales para fomentar que la industria de quema de servicios de carbón, explotación minera y de otras índoles, tomen los recursos de nuestra isla indiscriminadamente.

Una de las grandes preocupaciones que tenemos en estos momentos es este Plan que ya está siendo implementado. Con la venta de la Autoridad de Energía Eléctrica también estarán vendiendo los principales rubros del país así como las represas. Únicamente no van a vender la Autoridad de Energía Eléctrica sino que también van a vender nuestra agua.

Estamos ante un Gobierno que no quiere escuchar al pueblo, que no tiene interés en resolver esa crisis ni con diálogo ni con legislación. Cada día la indignación y el sufrimiento del país se hace más latente porque mientras por un lado nos hablan de los recortes, por el otro tenemos funcionarios públicos que están cobrando sueldos exagerados. Ni siquiera funcionarios de países que son mucho más grandes como el mismo Estados Unidos cobran misma la cantidad de dinero por funciones similares. A nosotros los pobres nos recortan pero el Gobierno sigue despilfarrando dinero.

¿Cómo fue la convocatoria para la marcha del 1 de mayo?

La Jornada Se Acabaron Las Promesas convocó al país a movilizarse a la Milla de Oro. Esta es la zona donde están las sedes de los principales bancos del país. Precisamente por eso se llama Milla de Oro. Queríamos ir hasta allí para exigir la derogación de la Ley Promesa, la disolución de la Junta de Control Fiscal, el inicio de un proceso hacia la independencia y descolonización de Puerto Rico, reclamar la reducción de 188 escuelas, protestar en contra del recorte a las pensiones en contra de toda la legislación laboral que ha sido derogada y tomar el espacio de la Milla de Oro porque es precisamente donde están los sectores del capital que llevaron al país a la quiebra.

1 de mayo.

¿Cuál fue la respuesta del Estado?

Las movilizaciones del 1 de mayo fueron súper exitosas. Salieron seis marchas desde seis puntos diferentes. La idea era que las marchas salieran de diferentes puntos y nos encontráramos todos en la Milla de Oro en torno a una tarima. Ocurrió a verse un despliegue de absurdo de las fuerzas represivas del Estado. Casi todas las manifestaciones tuvieron en contra a la policía porque no permitía que tomáramos las rutas establecidas. Querían imponernos otras rutas. A la altura de la Milla de Oro la tarima fue ocupada por la policía. Entramos en un proceso de negociación que se extendió aproximadamente por dos horas y media, en las cuáles parecía que nos iban a dejar avanzar y nos dejaban para posteriormente volver a cerrarnos el paso. Después de dos horas y media de negociaciones y de caminar muy lentamente, la policía decidió cerrar el diálogo y embestir contra los manifestantes.

Usó tácticas de dispersar la manifestación y posteriormente comenzó una cacería de brujas por las calles de San Juan. Se metió en la Ciudad Universitaria y comenzó  a entrar a las casa de los estudiantes y a sacarlos. Utilizar gases lacrimógenos en una comunidad donde hay niños y ancianos. Bombardearon las calles con gases lacrimógenos. Hasta ahora hay alrededor de 20 detenidos; muchos fueron liberados sin cargos porque no había ninguna justificación para su detención, otros fueron brutalmente golpeados. Todavía hay personas en los hospitales como consecuencia de los efectos de los gases lacrimógenos. Esta es la respuesta de un Gobierno incompetente como el nuestro ante una crisis brutal.

¿Cuáles son los próximos pasos para ustedes?

El 1 de mayo se constituyó en el principio de una jornada mucho más amplia. El 2 de mayo volvimos a tirarnos a la calle. Estuvimos en la zona turística del condado, donde viven muchas de las personas más adineradas del país. El propósito de esa marcha fue denunciar las leyes 20 y 22, que creó el Gobierno para convertir a Puerto Rico en un paraíso fiscal para las empresas extranjeras. Nuestro reclamo es que mientras a nuestros hermanos y hermanas los obligan al exilio, traen decenas y decenas de inversionistas ricos sin cobrarle ninguna clase de impuesto y facilitando su estancia en el país.

La respuesta del Estado fue también una movilización brutal de la policía. Intentaron detener nuestra marcha en varias ocasiones. Afortunadamente no hubo incidentes de violencia.

Al presente continuamos con esta jornada. Estaremos realizando foros en las plazas públicas, yendo a las escuelas para hablar con los estudiantes, organizándonos en las comunidades y realizando consistentemente actividades de resistencia en la calle. Que les cueste económicamente a estos sectores para que entiendan que tienen que sentarse a negociar.

Hemos sido bastante enfáticos en que estos sectores tienen sus oídos en sus bolsillos y no en sus cabezas. Así que el impacto y el daño económico que podamos hacer va a ser vital para poder obligarlos a desistan de estos planes de austeridad. El pueblo tiene el derecho a defenderse de las maneras que entienda necesarias. No nos vamos a dejar intimidar por el Estado. Así nos cueste la vida, vamos a llegar hasta las últimas consecuencias porque nuestros hijos y nuestro país se merecen vivir en un espacio en el que haya paz, armonía y donde todas y todos tengamos los mismos derechos.

CI ZP/PC/11/05/18/12:15

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top