Indígenas

[Entrevista] Habla comunero Nasa desde una retoma de tierras

08 oct CI.- En la entrevista realizada a un indígena en el municipio de Corinto, norte del departamento del Cauca, el liberador de la tierra explica porqué decidió el pueblo Nasa bajar de la montaña, recordar sus ancestros, producir alimentos, evitar los cultivos ilícitos y, resistir al Escuadrón Móvil Anti Disturbios -Esmad-, el Ejército, un grupo paramilitar y un Señor de la industria azucarera.

Al iniciar su testimonio, el indígena explica las razones para no identificarse con su nombre y ocultar su rostro con una capucha: “Es una manera que nosotros tenemos para preservar nuestra vida, porque es un riesgo andar con la cara destapada, el Estado no nos da la protección necesaria”.

El proceso de la liberación de la tierra, en este caso del pueblo Nasa, es para todos los pueblos indigenas en Colombia que, debido a factores como la sobrepoblación y el desgaste de la tierra para cultivar alimentos, se ven obligados a realizarlo: “Existe una necesidad latente para dejar descansar la tierra de la parte alta y producir nuestros alimentos aquí abajo”.

Zona azucarera

Históricamente el departamento del Cauca se ha caracterizado por ser uno de los mayores productores de caña de azúcar en el país. Así pues, hay una industria que ya tiene varias generaciones de tradición. No obstante, es mucho menor que la tradición y la herencia que desde hace cientos de años hereda el pueblo indígena Nasa.

Así pues, al retornar a tierras que antes no estaban utilizando para vivir, pero que ahora necesitan para alimentar a sus familias, el pueblo indígena Nasa recuerda quiénes son los verdaderos dueños de las tierras: sus ancestros, sus familias: “Estas tierras son de nuestros mayores, no robamos, recuperamos nuestra historia. Le pedimos al Estado que nos devuelvan nuestros predios pues estamos exigiendo unos derechos”.

Además, es evidente que el monocultivo de la caña es una amenaza para la seguridad alimentaria de los indígenas Nasa, el pueblo de Corinto, y para toda Colombia. Una amenaza que, incluso, ya mata a la tierra con agrotóxicos.

¿Paramilitarismo dulce?

El paramilitarismo es una práctica que no sólo el Gobierno utiliza para realizar acciones ilegales. Los industriales también han utilizado esta herramienta criminal para proteger sus privilegios. Alvaro Saa, es un industrial de Corinto y el indígena Nasa lo identifica como un “creador de un grupo de milicianos armados, entre 15 a 19 personas, que nos han disparado con revólveres de calibre 38. Tenemos los cartuchos para provarlo, las cajas de cartón de las municiones que dejan por ahí botadas”. Incluso, Saa “vino en la camioneta y nos hizo unos disparos con un arma de fuego larga, nosotros por la guerra ya identificamos cuando es una arma larga”.

Según el entrevistado, la cantidad de heridos en este proceso de liberación de la tierra, de una sóla finca, se acerca a 600 heridos; sin contar las personas heridas de las demás fincas. “Nos han herido con bala, no con gases ni piedras, con bala. Recalzadas [proyectiles] que utilizan el Esmad con puntillas, grapas y tornillos. Munición letal”.

Cultivos ilícitos

Uno de los argumentos para rechazar estos procesos de liberación indígenas es la posibilidad de cultivar coca. Pero según el indígena Nasa, “si algo de lo que nosotros estamos aquí seguros es que no vamos a permitir que ningún compañero cultive coca. Eso lo sabemos desde el principio. Cualquiera de los compañeros que intente hacer esto lo despojamos de la tierra y se la damos a otra persona que sí quiera trabajar y producir comida”.

Acuerdo de paz con las FARC

Cuando se refiere al acuerdo logrado entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP y el gobierno de Juan Manuel Santos, el indígena Nasa explica cómo le parece irrisorio: “¿Qué pasa que mandan personas armadas para dispararnos a quema ropa? Ellos hoy firman con un actor armado. Para nosotros es una farsa, me da risa, ellos los están cuidando el Ejército, cuando nos mataron a tanta familia, tantos hermanos. Pero en cambio si nos vienen a volear plomo a los indígenas, a personas que estamos desarmadas que estamos pidiendo la atención del Estado colombiano para que nos dejen trabajar”.

Solidaridad

Finalmente, el comunero Nasa invita al pueblo colombiano para que no vean esta lucha como si fuera una molestia, sino como un llamado al cambio. “Le apuntamos a algo grande, al cambio de nuestro país, para todos los sectores sociales que quieran luchar por sus derechos […] tenemos las puertas abiertas para todas las personas que quieren luchar por sus derechos”.

*Entrevista realizada por Rebeldía Contrainformativa, colaboración para Colombia Informa en Bogotá

CI RC/JA/08/10/16/18:30

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top