Géneros

[Entrevista] Cámbiese a la copita, es un asunto de sororidad

20 mar. CI.- Desde hace cuatro años un grupo de mujeres impulsa en Colombia la venta de la copa menstrual. Esta es una alternativa a la dañina industria de toallas higiénicas y tampones, cómoda para todas las mujeres,  saludable, amable con el buen ambiente y con el bolsillo. Colombia Informa entrevistó a Laura Benavides González, integrante del equipo Eva Copa Menstrual- Distribuidora Autorizada en Cundinamarca, quien nos cuenta sobre las copitas.

Colombia Informa: ¿Qué es la copa menstrual y cómo surge?

Laura Benavides: La copa menstrual es un recipiente hecho de silicona médica. Nació como una alternativa a los productos absorbentes que contaminan tanto el ambiente como a nuestro cuerpo y que son supremamente caros. Nos causan una renta mensual que a veces no percibimos pero si tú te pones a hacer cuentas, resulta muy costoso.

La copa apareció en 1930. Las mujeres que crearon este producto pensaron en una forma alternativa de asumir su menstruación, en la cual recogieran la sangre, sin que ellas tuvieran que lavar las toallas de tela o desechar los tampones. Ese primer experimento de copa estaba hecho en un material mucho más rústico, pero les funciono y empezaron a utilizarlo. Esa primera copa empezó a tomar fuerza en Europa. Sin embargo, aunque la copa nació allí, no todas las mujeres europeas conocen la copa y no todas la usan.

CI: ¿Qué beneficios le trae a una mujer usarla?

LB: Nosotras desde Eva Copa Menstrual hemos dicho que esta es definitivamente una evolución en todos sus aspectos. Encontramos cuatro beneficios: comodidad, salud, proteger el medio ambiente y al bolsillo.

CI: ¿Es cómoda?

LB: Cuando se coloca no se siente absolutamente nada. La gente dice “¿Cómo no voy a sentir algo si lo tengo dentro de mi vagina?” No. Una no siente que la tiene puesta durante los días de la menstruación. Sin embargo, si te quedó mal puesta -aunque no sientas incomodidad- la puedes sacar, lavar y volver a poner. Eso no ocurre con un tampón, el cual debes desechar.

Con la copa menstrual se pueden hacer todas las actividades físicas que a ti se te ocurran: puedes nadar, montar en bicicleta, etc. No puedes nadar usando una toalla higiénica o un tampón porque es riesgoso para la salud. También con una toalla es bastante incómodo ponerse un vestido de baño porque se te va a notar; con el tampón es terrible porque este no solo absorbe de adentro hacia afuera sino que también absorbe lo de afuera: el agua de la piscina, el río o el mar. Entonces, miles de cosas van a entrar a tu cuerpo. La copa funciona en el agua como un tapón. Ni entra ni sale nada. También puedes usar la ropa interior que quieras sin preocuparte. Existimos mujeres a las que nos gusta dormir sin ropa interior porque nos resulta cómodo y porque es la forma en que dejamos respirar nuestra vagina. Con la copa se puede dormir sin ropa interior.

CI: ¿Por qué es saludable?

Las toallas y los tampones están hechos con materiales que no son saludables para el cuerpo de una mujer: unos químicos fuertes que generan varias cosas, por ejemplo, hacen que el sangrado aumente. Obviamente, a estas empresas que hacen estos productos les sirve que las mujeres sangremos más porque así tendremos que usar más de estos productos.

Los tampones, por ejemplo, están relacionados con el Síndrome del Shock Tóxico. Esa enfermedad puede causar la muerte o amputaciones de piernas. Existe el caso de una modelo estadounidense a la que hace 2 años le amputaron su pierna izquierda y hace 2 meses le tuvieron que amputar su pierna derecha por un tampón en mal estado.

De hecho, las cajas de los tampones por el lado trasero (en una letra minúscula grisácea que nadie se pone a ver) dicen: “Este producto puede ser causante de la enfermedad shock tóxico, la cual puede causar la muerte”. Lo dicen ellos, no lo estamos inventando. Y lo dicen porque la ley les exige que lo tienen que decir pero lo hacen en una letra minúscula para que no alcances a saberlo.

El tampón, además, crea una capa bacteriana después de mucho tiempo de uso. Si usas un tampón durante 8 o 10 horas te puede pasar eso y más si eso se repite. Con el uso de la copa menstrual no ocurre eso porque es hecha 100% en silicona médica.

CI: ¿Qué beneficios ofrece al medio ambiente?

LB: Una chica usa al mes unas 25 toallas o 25 tampones durante su ciclo menstrual. Este es un promedio que existe a nivel mundial según la Organización Mundial de la Salud -OMS-. Una mujer menstrua durante cinco días al mes, aproximadamente. Cada día usará cinco toallas: una en la mañana, otra a las tres o cuatro horas, y así sucesivamente. En el caso de los tampones, cada cinco horas como máximo para prevenir el shock tóxico. El consumo es bárbaro. Y aquí viene el tema de la contaminación.

No es solo que tú botes a la basura la toalla o el tampón. La cadena que sigue detrás es gigante. Ambos pueden durar hasta 500 años en degradarse. Imagina las montañas de toallas y tampones que producen en un día las mujeres que utilizan productos absorbentes.

La copa menstrual es amigable con el medio ambiente de una manera radical. Una copa tiene una vida útil de cinco a 10 años. Es decir, con una sola puedes vivir 10 años. Además, el Instituto Nacional de Vigilancia del Medicamento -Invima- ha generado el certificado de no obligatoriedad el cual poseemos las mujeres de Eva Copa Menstrual.

CI: ¿Tiene que ser específicamente de silicona medica?

LB: No. Existen otras empresas que manejan otros materiales que son saludables. Por ejemplo, existe una copa vegana y está hecha en otro material diferente a la silicona médica. También existen las copas en látex. El problema con estas copas es que muchas mujeres son alérgicas al látex. Lo ideal es que las chicas compren una copa en silicona médica porque es un material higiénico e hipoalergénico; es decir, no te puede generar ningún tipo de infección ni de alergia.

Copas

CI: ¿Cuánto cuesta la copa menstrual?

LB: La cuarta ventaja de las copas es el económico. La copa menstrual tiene un costo de $70 mil pesos (Unos 25 dólares). Si usas 20 toallas durante los días de sangrado, un paquete de 10 toallas cuesta alrededor de $5000 mil pesos (casi 2 dólares). Es decir que debes comprar mínimo 2 paquetes. O sea gastas 10 mil pesos colombianos (más de 3 dólares), cada mes en toallas.

Un paquete de tampones trae 10 tampones y cuesta en el mercado unos $9000 pesos colombianos (un poco más de 3 dólares). Ya que debes usar 20 tampones, el precio asciende a $18.000 pesos (más de 6 dólares). En total, estas gastando $18.000 o $20.000 mil pesos cada mes en tampones.

La copa tiene un costo de $70.000 mil pesos. En cuatro meses recuperas lo de la copa y ahorras porque puede durar hasta 10 años, tiempo en el que no volverás a comprar toallas higiénicas o tampones. Es decir, estás haciendo una inversión que no volverás a hacer durante 10 años.

A esto se suman los impuestos que en Colombia se le cobran a las toallas higiénicas y los tampones. El año pasado en el Congreso intentaron colocarle 19% de IVA -Impuesto sobre el Valor Agregado- a esos productos. Es decir, por ser mujer tienes que pagar más. Es una cuestión, literalmente,  de sexo y género.

¿Por qué debo pagar por algo natural? El ciclo menstrual es algo natural que nos pasa a todas las mujeres en nuestra etapa fértil de la vida. Una bancada de mujeres en el Congreso hizo que ese 19% se bajara. Ni siquiera se eliminó, fue bajado al 5%. Esto es una cosa ilógica.

CI: ¿Su iniciativa ha sido una empresa rentable?

LB: Sí. Pero yo creo que la rentabilidad -sé que va a sonar romántico- va más en la satisfacción personal. Saber que mensualmente les cambias la vida a varias mujeres, para mí, es un plus. Un asunto de sororidad.

Lograr, por ejemplo, que 15 nuevas mujeres dejen de usar toallas y tampones cada mes es un impacto total que cambia la vida de las personas. Es una forma de decir: “sí, yo soy ambientalista y lo hago efectivo en mi práctica”. Con esa copa revolucionamos la vida.

CI: ¿Cómo se usa la copa?

LB: La copa viene en dos tamaños. Un tamaño talla S y un tamaño talla L. El talla S es usado por una chica que sea menor de 30 años, que no haya  tenido hijos, que haga deporte o, que aunque haya tenido hijos, haga deportes que le fortalezca sus músculos vaginales o su zona pélvica. Por ejemplo, algunas mujeres hacemos ejercicios de kegel [gimnasia vaginal].

La talla L está pensada para una mujer que haya tenido hijos, que no haga ejercicio o que sea mayor de 30 años y no realice ejercicio pélvico.

Teniendo claro esto, lo primero que se debe hacer al usar una copa es esterilizarla. Este proceso se repite el primero y el último día de cada ciclo menstrual. Es sencillo: solo tienes que ponerla a hervir por aproximadamente 10 minutos, siempre mirándola para que no se seque el agua y se vaya a derretir porque, repetimos, es de silicona.

Existen muchas formas de introducir la copa, para hacerlo se usan diferentes pliegues:

Pliege en 3 o E

 

Pliege en C

Pliege en pico

Pliegue en 7

Se introduce. Las paredes vaginales se van a expandir. La copa queda en la entrada de la vagina, te aseguras que quede vacío halándola y girándola al mismo tiempo. Si no se sale rápido es porque ya generó vacío, si se sale es porque todavía toca ayudarle a generar ese vacío.

¿Cómo se quita? Lo que haces es sentarte en el inodoro o entrar en la ducha y pujar un poquito. Los dedos índice y pulgar se introducen en la vagina hasta alcanzar la parte inferior de la copa, se oprime -pues al quererla sacar podría generar un efecto chupa- para que se pierda ese vacío que produces al introducirla. Entonces entra un poco de aire y tú ya la puedes sacar. Sacas la copa, la vacías y la lavas con agua potable y jabón sin olor y la vuelves a introducir.

Eso haces los días que dure tu período menstrual. Cuando terminas el ciclo, la sacas, la lavas con agua potable y la vuelves a esterilizar para guardarla. Nosotras entregamos la copa con una bolsita hecha a mano donde puedes guardar la copa menstrual.

Después del primer ciclo tú ya sabes cada cuánto tienes que ir al baño. Con las toallas y los tampones nunca sabes cuánto es que tú menstruas. Con la copa vas a saber cuánto es que menstruas en mililitros. Algo importante es que para usar la copa tienes que explorarte, tocarte. Si no estás dispuesta a aprender cómo es tu cuerpo por dentro, probablemente no sea una buena opción para ti.

Para mayor información: www.evacopamenstrual.com o llamar al 301 2639538.

CI FC/PC/20/03/18/12:30

4 Comments

4 Comments

  1. María Luisa Niño

    03/21/2018 at 11:41 am

    Excelente entrevista!

  2. Cristel

    03/21/2018 at 3:13 pm

    Lamentable, que hagan promoción de una copa que no es certificada, que es reempaquetada, y no sabemos de qué material es aunque digan que sea silicón médico. Muy mal. La copa es una maravilla, pero lucrar con la salud de las mujeres no se vale. Dicen que los tampones y toallas desechables tienen miles de químicos y están igual que ellos al no saber de qué material están hechas realmente las copas.

  3. María Luisa Niño

    03/22/2018 at 8:11 am

    Me parece que le hacen promoción a la Copa. Vienen haciendo una labor en favor de las mujeres. ¿Lucrar? Las empresas que venden toallas y tampones se lucran. Esas son las que se deben revisar, no a las mujeres que impulsan este tipo de alternativas como las chicas de Eva Copa. Ellas en la entrevistas dejan claro de que están hechas las copas y su efectividad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top