Política

[Entrevista] Carlos Eduardo Caicedo: Los nuevos arquitectos de la política en el Magdalena

7 feb. CI.- Si existen nuevas realidades y visiones de la región caribe y el Magdalena, que irrumpen con fuerza ciudadana, en medio de los escándalos de corrupción de la clase política regional, se le debe al joven político samario Carlos Eduardo Caicedo Omar.
Por Víctor Garavito. En la actualidad, el exalcalde de Santa Marta, lidera un grupo de jóvenes profesionales, líderes comunitarios, ciudadanos inconformes e indignados independientes, que se cansaron de ese andamiaje de corrupción y clientelismo de la política magdalenense; la misma que se debate entre la corruptela de habita en la partidocracia tradicional y el permanente desfalco del patrimonio público.

De hecho, en la actualidad, la denuncias ciudadanas por corrupción que interponen los ciudadanos magdalenenses nunca prosperan, solo duermen el sueño del olvido en las gavetas de los escritorios de quienes se suponen deben investigar las irregularidades de los altos funcionarios públicos.

De esta forma, los organismos de control fiscal y vigilancia administrativa, sirven para la componenda política y el encubrimiento; la estrategia es simple y le llaman eufemísticamente “manejo”, es decir, los funcionarios implicados en hechos dudosos de malversación deben hacer un “esfuerzo económico”, para que nada salga a la luz y los informes de los presuntos hallazgo se acomoden a su favor. Así se superan las denuncias, se subsanan y se disimula el fraude.

De esta forma, entre todos se cuidan las espaldas, ellos siguen ganando porque se conservan en el poder y, como siempre, las comunidades pierde.

Colombia Informa: ¿Quién es Carlos Caicedo?

Carlos Eduardo Caicedo Omar: Es integrante del Movimiento Fuerza Ciudadana, que inició su actividad política como promotor del Movimiento Estudiantil por la Séptima papeleta, durante el gobierno de Cesar Gaviria Trujillo; porque fueron los estudiantes colombianos los que propiciaron la Asamblea Nacional Constituyente de 1991. Posteriormente, fue vocero Nacional en el proceso de paz de la Corriente de Renovación Socialista.

Entre los cargos que ha ejercido se destaca su paso por la rectoría de la Universidad del Magdalena de 1996- 2006, en donde lideró la recuperación y trasformación de esta Universidad Pública; su gestión promovió la posibilidad que muchos jóvenes de la región tuvieran la oportunidad de acceder a la educación superior.

Luego, fue Alcalde de Santa Marta, durante el período 2012- 2015, elegido por voto de opinión que derrotó a las élites políticas tradicionales, que históricamente gobernaron Santa Marta.

De tal manera, que durante su gestión se recuperó una Alcaldía que se encontraba en quiebra; fue así como, después de sanear las finanzas publicas, los recursos del Estado, llegaron por primera vez a las comunidades samarias con el propósito de garantizar los derechos de los grandes sectores populares empobrecidos de la ciudad.

Por eso, durante su periodo Santa Marta comenzó a transformarse: aparecieron los megaproyectos, se inició un proceso de mejoramiento de la calidad educativa y la dignificación de todos los samarios, con obras de infraestructura social para de las comunidades.

Así mismo, por primera vez Santa Marta adquirió un visión prospectiva de su realidad a partir de un ejercicio de planeación estratégica, como lo es el Plan Santa Marta 500 años, con el que se dio inició al profundo cambio de la la capital del Magdalena.

C.I.: ¿Cuál es la visión Caribe que propone?

C.C.: Un Caribe sin pobreza extrema, dándole prioridad a la educación y a los jóvenes para que sean los promotores de la transformación social y económica. Hay mucho trabajo pendiente; por ejemplo, en cuanto a la educación superior en la región alcanza una cobertura del 38% y si no detenemos en el Magdalena encontramos que es apenas del 35%; pero existen en la actualidad casos más preocupante, como el de La Guajira, donde la educación media llega apenas al 21% de sus jóvenes.

Por eso, luchamos por un Caribe que tenga como banderas la defensa de lo público; además, porque el agua, la energía eléctrica y todos los servicios básicos sean realmente derechos fundamentales, junto a la Educación Superior. Igualmente, por un Caribe que respete el medio ambiente y donde se preserven los ecosistemas estratégicos de la región; así mismo, trabajamos por elevar los niveles de desarrollo económico y social, pero de forma sostenible.

C.I.: ¿Cómo ve la realidad de la región?

C.C.: En el Caribe tenemos un rezago con respecto a las demás regiones del país, los indicadores socioeconómicos así lo demuestran. Una prueba de ello es que tenemos las tasas de pobreza extrema más altas, lo mismo ocurre con el desempleo.

Por otro lado, la mortalidad infantil está por encima de la media nacional, mientras en el país en promedio la mortalidad infantil está en 15 por cada mil niños, en el Caribe es de 21 por cada mil niños y en departamentos como La Guajira o Córdoba son de 32 y 25 muertes respectivamente.

Todo esto se debe a falta de inversión pública y no precisamente porque el Caribe no tenga recursos, sino porque se los roban. Eso es lo que estamos cambiando con Fuerza Ciudadana. En este sentido, hacemos que los recursos del Estado se inviertan realmente; de esta forma, se los estamos quitando de las manos a los corruptos para invertir en la gente, a través de hospitales, escuelas, vías, parques y diferentes programas sociales que nuestras comunidades necesitan.

C.I.:  Según su parecer, ¿cuáles son las principales dificultades u obstáculos que enfrenta la región para su desarrollo?

C.C.: Las castas políticas tradicionales, sin duda ese el principal obstáculo que enfrenta nuestra región para desarrollarse. Esas familias han secuestrado nuestras instituciones y capturando nuestros recursos para atender sus intereses personales y nos han alejado del progreso, ellos son los responsables del rezago que vive el Caribe hoy en día. Le doy un ejemplo, cuando recibimos la Alcaldía de Santa Marta en el 2012 estaba en quiebra, con una deuda aproximada de 250.000 mil millones de pesos que el gobierno de las élites, el anterior al nuestro quería seguir amparando en la ley 550 para que siguiéramos pagando carruseles llenando los bolsillos de políticos y particulares, mientras no se hacía inversión sustanciales en programas sociales y obras públicas, eso se debía a que había un desangre de recursos, en concesiones leoninas que no les exigían resultados, o cobraban nuestros impuestos como Recaudos & Tributos (R&T), empresa multinacional española que pertenece al Grupo INASSA, que se llevan un gran porcentaje de los mismos.

Por otro lado, 16 empresas que habían dejado de existir hacia varios años y que no había sido liquidadas, fueron tomadas por los clanes políticos tradicionales para extraer los recursos públicos de la Administración y a través de estas, de la deuda eterna y de las concesiones de servicios, los recursos nunca se convertía en obras, pero si terminaba en los bolsillos de los corruptos. Todo eso lo acabamos en Santa Marta y ese es el modelo que queremos replicar en todo el Caribe para que se desarrolle, porque recursos hay, lo que pasa es que el desangre es inmenso.

De tal manera, que es fundamental frente a este entramado de corrupción, no es fácil que la inversión pública vaya dirigida a los sectores más necesitados; no es fácil porque hay que cazar peleas con esos clanes políticos que quieren hacer de las finanzas públicas su caja menor; que manejan la hacienda pública como sus haciendas particulares, pero hay que hacerlo y dar batallas como lo hicimos en Santa Marta para hacer vías, establecimientos educativos y escenarios culturales, infraestructura hospitalaria, parques, todas esas obras que las mayorías ciudadanos necesitan

C.I.: ¿Cómo ve la clase política?

C.C.: La clase política que ha liderado nuestra región ni tiene clase, ni hace política, esta integrada en su mayor parte por gamonales que han reproducido el modelo de sus fincas en nuestras instituciones públicas; ellos vienen convencidos de que el departamento les pertenece y que todos somos sus sirvientes.

En ese orden de ideas, es una clase política que a lo único que le apuesta es a defender los intereses particulares, los negocios de las familias tradicionales de las que hacen parte y eso es lo que hemos ha venido derrotando. Los clanes políticos no quieren que los recursos se inviertan en la gente, ellos se mueven es el objetivo de obtener el mayor provecho para ellos con lo que no es de ellos sino de todos y así no hay plata que alcance.

C.I.: ¿Cómo sacar del atraso social a la región Caribe?

C.C.: Para sacar del atraso al Caribe hay que generar un profundo respeto por los recursos públicos; somos la región con el segundo mayor presupuesto para el cuatrienio 2014-2018, con 123 billones de pesos, entonces, para sacar del atraso social a la región debemos luchar contra esos clanes, con una agenda de desarrollo estratégico de mediano y largo plazo poder, con el propósito de invertir los recursos en educación de calidad, en infraestructura social, escuelas, hospitales y parques; en crear empresas de servicios públicos fuertes y eficientes; en generar empleo respaldando inversiones en ciencia y tecnología para generar más oportunidades laborales bien remuneradas. Todo esto no se logra si los recursos públicos no van a parar en los bolsillos de los corruptos y se invierten en una agenda priorizada por las comunidades.

C.I.: ¿Cuál es su propuesta política con miras a las elecciones de senado y Cámara?

C.C.: Nosotros queremos replicar en la región y en el país el trabajo que se está haciendo en la Alcaldía Distrital de Santa Marta, desde donde se ha hecho un gobierno eficiente, orientado a la Equidad al Buen Vivir y donde se han hechos obras para la gente, cuidando hasta el último peso, invirtiendo en lo que las mayorías necesitan y manteniendo alejada de las instituciones a los clanes políticos tradicionales que por un largo Periodo de nuestra historia nos han saqueando; aunque, muchos persisten todavía en aprovecharse de los recursos públicos, pero si los dejamos.

Nuestra propuesta con respecto a los servicios públicos es que deben reconocerse como derecho fundamental de los ciudadanos y no el negocio de los amigos de los clanes políticos tradicionales. Así como el Estado, constitucionalmente, protege la vida, las libertades de opinión y religión de los colombianos, debe comprometerse a proteger el derecho al acceso a los servicios públicos, porque así se garantiza la calidad de vida de todos y el desarrollo progreso de los territorios.

Aquí, por el contrario, lo que hemos visto es la vulneración de esos derechos con el aberrante servicio que presta Electricaribe, que con sus continuos cortes de electricidad se vuelve un obstáculo para el desarrollo de las actividades de las instituciones educativas, es causante además de la afectación del servicio de salud en hospitales y puestos de salud y del rezago productivo.

Nosotros estamos cambiando eso, estamos dando batallas fuertes para que la prestación de servicios públicos sea un derecho para los ciudadanos y deje de ser la vaca que ordeñan las multinacionales, sin invertir un peso en la misma.

C.I.: ¿Y la experiencia que le dejó su campaña por la paz y el voto en blanco en La Guajira?

En ambos casos lo que nos quedó claro es que la gente quiere el cambio. El Caribe le dijo sí a la paz, en todos los departamentos ganó el sí y eso lo que nos compromete es a trabajar de forma muy responsable en los proyectos que el Gobierno ha diseñado para el posconflicto, que son proyectos con los que nosotros nos identificamos, pues le devuelven la dignidad a la gente, les da oportunidades de trabajo, de educación, de vida digna.

C.C.: La experiencia de La Guajira nos dice que la gente está cansada de los políticos tradicionales, para elegir gobernador solo votaron 4 de cada 10 personas habilitadas para hacerlo. El que ganó sacó 99 mil votos y el voto en blanco obtuvo más de 10 mil votos. El caso de La Guajira nos dejó profundas reflexiones, la gente no cree en los políticos y con razón, se roban la plata y dejan morir a los niños de hambre. Por eso hay que empujar el cambio con todas nuestras fuerzas.

CI VG/MP/07/02/17/12:19

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: [Entrevista] Carlos Eduardo Caicedo: Los nuevos arquitectos de la política en el Magdalena | Centro de Noticias del Putumayo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top