Ciudad

Enrique Peñalosa, un hijo de tigre

17 ene CI.- Hoy Bogotá es testigo de un hecho histórico en sus formas de participación democrática: la revocatoria del mandato a su Alcalde Mayor, Enrique Peñalosa Londoño. Este ejercicio, reglamentado por la Carta Política de 1991, tiene a punto de salir del Palacio Liévano al burgomaestre luego de un año de pésima gestión pública. La corrupción es uno de los delitos de la más reciente administración de Enrique, pero no es el primer Peñalosa acusado de ejercerla en cargos públicos.

El padre del actual Alcalde Mayor de Bogotá fue Enrique Peñalosa Camargo; exministro de agricultura (1968-1969) durante la presidencia de Carlos Lleras Restrepo (1966-1970), acusado el 20 de julio de 1969, por el senador samario José Ignacio Vives Echeverría, de “vulgar negociante de los intereses de los grandes latifundistas, […] tráfico de influencias y corruptelas entre el ministro de Agricultura, los terratenientes y sus compromisos con la firma Fadul y Peñalosa”.

Vives contra Fadul y Peñalosa

Esta denuncia, que tuvo audiencia nacional, es recordada como el caso ‘Vives contra Fadul y Peñalosa’. El pleito es histórico no sólo por ser uno de los escándalos que degradó el tercer gobierno del Frente Nacional, y el futuro de este, sino por ser el más largo en el Congreso de la República luego de 53 días de fuertes debates.

Aunque el pleito estuvo lleno de vicios probatorios, como destaca el maestro en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, César Augusto Ayala Diago en su libro ‘El populismo atrapado, la memoria y el miedo: el caso de las elecciones de 1970’, “el litigio entre Peñalosa y Vives tomó de principio a fin una direccionalidad política que opacó la mano de la justicia”. Así pues, Vives fue sindicado en agosto de 1969 de cohecho por la Procuraduría y puesto preso en la cárcel Modelo de Bogotá.

Militantes de la Alianza Nacional Popular -Anapo- tomaron partido a favor de Vives y denunciaron: “Esta política de expresar la realidad nacional nos ha costado persecuciones incesantes, calumnias e injurias, y hasta cárcel para nuestros militantes”. Incluso estudiantes universitarios de Popayán, y de la Universidad Libre, se solidarizaron con el senador ‘Nacho’ Vives, que se atrevió a denunciar a Peñalosa y al Frente Nacional.

Finalmente, la Procuraduría jamás investigó al exministro de agricultura Enrique Peñalosa Camargo, ignorando un conjunto de reclamos provenientes de senadores como el de Manuel Bayona Carrascal, que manifestó: “Lo anterior ha tenido como efecto que en el caso que nos ocupa se haya roto el orden jurídico de la nación y que la justicia que habrá de juzgar al senador Vives no sea una justicia justa”. Peñalosa Camargo, por su parte, dejó el cargo del Ministerio para ser reemplazado por Armando Samper Gnecco.

Enrique Peñalosa Camargo murió sin investigación ni juicio, mientras su hijo Enrique ocupaba, por primera vez en 1998, el cargo de Alcalde Mayor de Bogotá.

CI JA/JA/17/01/17/19:30

1 Comment

1 Comment

  1. Pedro Manuel Urrea

    01/22/2017 at 11:34 am

    Estimados señores, en lugar de estar haciendo averiguaciones que no lleven a nada, me gustaría que se queje y publique, pero brinde soluciones asi: Esta no es una queja: es una solución: Ahí va la solución: Yo creo que por el momento se pueden organizar las corridas de toros en forma tal que los que respetan los animales queden satisfechos de la siguiente manera: El torero nos brinda una buena faena, pero, pero, no hay banderillas, no hay maltrato para el animalito, nni tampoco lo vamos a apuñalar con una espada, sino que va a salir libre y sin un rasguño ni maltrato y todo el mundo diciendo: ¡OLÉEÉ!!! y todos contentos y hasta yo voy

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top