Cultura

En Las Pavas los vallenatos cuentan la historia de una larga lucha contra el despojo

Los campesinos y las campesinas de Las Pavas, una comunidad situada en el corregimiento de Buenos Aires, al sur del departamento de Bolívar, han sido desplazados de sus tierras más de tres veces en los últimos diez años por grupos paramilitares ligados a la empresa de palma Aportes San Isidro. Luego de varios años de ires y venires, el 8 de abril de 2011 la Corte Constitucional emitió un fallo en el que ordenó mantener el proceso de extinción de dominio, reconoció a la comunidad como víctima y señaló los desalojos como ilegales.

En este trasegar, la comunidad de Las Pavas no ha cesado su lucha por la tierra, los campesinos han mantenido su memoria y su resistencia a través de canciones vallenatas que cuentan sus historias, tristes y alegres, y refuerzan su identidad como paveros, cantautores, labradores de la tierra, hombres y mujeres valientes que se enfrentan cada día al despojo. Sin más instrumento que sus voces, los paveros de Bolívar son juglares y trovadores que, como Francisco el Hombre, se siguen enfrentando al diablo. La comunidad fue galardonada con el Premio Nacional de Paz en 2013 por su resistencia pacífica y defensa de los derechos humanos.

 

Canción: Llegó la hora

Compositor y cantante: Etni Torres

Llegó la hora de regresar a mi tierra

Donde pienso plasmar mis proyectos

De donde nos sacaron a peso de guerra

Y nos humillaron en aquellos tiempos.

Por el riachuelo, pasaron los cadáveres

Para atemorizar a mi pueblo

Y haciendo disparos por las calles

Arruinando hasta los cantineros.

Y eso ha quedado grabado en nuestra memoria

Que no hemos podido olvidar

Para sacarnos de nuestras tierras

Mataron a nuestros hermanos.

Y así robando y matando a mi pueblo

Todo quedó desolado

Pero nos fuimos uniendo

Para luchar organizados

Y hemos aprendido a defender nuestros derechos

Con otras comunidades

Con los hermanos de Río Viejo, Tiquicio, Garzal y Morales.

Por eso damos gracias a mi Dios del cielo

Porque de allá muchas estrellas bajaron

A alumbrar el camino con aquel lucero

Para que el triunfo se quede en nuestras manos.

Por eso damos gracias a mi Dios del cielo

porque de allá nos están ayudando

Con Cristo a la mano hemos sido guerreros

Por eso el triunfo ya nos ha llegado.

 

CI DM/MP/03/01/16/12:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top