América del Norte

Donald Trump habla de Paz ante la ONU pero llama a la guerra

21 sep. CI.- En su primer discurso frente la Organización de las Naciones Unidas -ONU-, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fortaleció su postura frente las naciones que actualmente actúan en contra de su hegemonía: Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria. Curiosamente, antes había afirmado la posición de su país como el garante de los Derechos Humanos y la paz en el mundo.

El día antes de esta ponencia, Trump compartió una cena de trabajo con Michel Temer, el Presidente (golpista) de Brasil; Juan Manuel Santos, Presidente (“Nobel de Paz”) de Colombia; Juan Carlos Varela, el Presidente (corrupto) de Panamá; y con Gabriela Michetti, Vicepresidenta de Mauricio Macri en Argentina.

Según el comunicado de la Casa Blanca, estos mandatarios discutieron la importancia del trabajo conjunto regional para “restaurar democracia y libertad política” a Venezuela.

Por ahora, estos líderes de la derecha latinoamericana reportan que están hablando solamente de una solución negociada y diplomática. “Evidentemente, todos en la mesa quieren una solución en Venezuela, pero nadie quiere una intervención extranjera. Estamos hablando sobre sanciones verbales, con palabras democráticas, palabras diplomáticas”, dijo el brasileño Temer en rueda de prensa después de la cena.

Cabe recordar el pasado agosto cuando Trump causó bastante preocupación al afirmar que “tenemos muchas opciones para Venezuela y para que sepan, no voy a descartar una opción militar”.

En su ponencia ante la ONU, también destacó la situación en Venezuela y la necesidad de “actuar”, aunque no habla específicamente de las opciones de “actuación” que está considerando.

“Hemos impuesto sanciones fuertes y calibradas sobre el régimen socialista de Maduro en Venezuela, que ha llevado una nación anteriormente prospera al borde de colapso. La dictadura socialista de Nicolás Maduro ha infligido tremendo dolor y sufrimiento a la buena gente de este país. Como vecino y amigo responsable, nosotros y todos tenemos un meta: ayudarles a recobrar su libertad, recuperar su país y restaurar su democracia. Los Estados Unidos han tomado pasos importantes para responsabilizar a este régimen. Estamos preparados tomar más acción si el gobierno de Venezuela persiste en su camino de imponer un gobierno autoritario sobre el pueblo venezolano”, sentenció.

“El problema en Venezuela -“medita” Trump- no es que el socialismo ha sido mal implementado, sino que el socialismo ha sido fielmente implementado. De la Unión Soviética a Cuba a Venezuela. En cualquier lugar donde socialismo o comunismo de verdad han sido adoptados, ha creado angustia, devastación y fracaso.

Tras conocer estas declaraciones, el pueblo venezolano salió a las calles en Caracas para rechazar las sanciones de Estados Unidos y las violaciones a su soberanía y democracia.

Asimismo, el Presidente de los Estados Unidos aprovechó su ponencia para comentar las tensiones en constante creciente entre el Gobierno de Estados Unidos y Corea del Norte. “Los Estados Unidos tienen mucha fuerza y paciencia, pero si somos forzados a defendernos no tendremos otra opción que destruir completamente a Corea del Norte”, fueron sus palabras más preocupantes.

Sobre Irán y Siria afirmó que eran dictaduras y regímenes opresivos. Criticó el Acuerdo Internacional Sobre Irán, que fue negociado durante la presidencia de Obama en 2016 para limitar su adquisición de armas nucleares y reducir las tensiones entre ese país, Estados Unidos y otros poderes mundiales.

“En vez de usar sus recursos para mejorar la vida iraní, sus ganancias del petróleo van a fundar Hezbollah y otros terroristas que matan musulmanes inocentes y atacan a sus vecinos árabes e israelíes pacíficos. Esa riqueza, que legítimamente es de la gente iraní, también va a apoyar la dictadura de Bashar al-Assad, alimentar la guerra civil en Yemen y debilitar paz en todo el Medio Oriente. No podemos dejar que un regimen asesino siga estas actividades desestabilizantes mientras construyen misiles peligrosos, y no podemos permanecer en un acuerdo si provee cobertura para la construcción eventual de un programa nuclear”, afirmó.

La historia demuestra que cuando los Estados Unidos habla de “Derechos Humanos” y/o “Paz” se refiere a las guerras que planifica desencadenar para garantizar el sostenimiento del modelo de “desarrollo” que solo es factible para el 1 porciento de la población mundial y que desencadena desastres como los terremotos y huracanes sufridos en Mesoamérica y el Caribe en el último mes.

CI ZP/PC/21/09/17/17:59

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top