Conflicto y Paz

Razones de disidentes de las FARC para estar en desacuerdo con proceso de paz

27 abr. CI.- Algunas bases guerrilleras y mandos medios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC- expusieron su preocupación frente a las garantías dadas por el gobierno nacional respecto al proceso de paz. En un mensaje dirigido a los organizadores del octavo Simposio Eyup Bas, realizado en Turquía en contra de los ataques imperialistas en el mundo, varios combatientes de esa guerrilla se declararon en disidencia frente al actual proceso de paz.

Asimismo, en el comunicado publicado en el Portal Rebelión alegaron traición por parte del Estado central en lo que ellos llaman “Pax romana”. La Pax romana -en español “Paz romana”- es una expresión en latín utilizada para referirse al largo período de estabilidad que vivió el Imperio Romano, caracterizado tanto por su calma interior como por su seguridad exterior. Pero la “paz romana” fue una imposición del imperio a todos sus territorios, una decisión unilateral de imponer la paz para garantizar una expansión económica, es decir, pacificación.

Los firmantes sostienen que se sienten “traicionados por un Secretariado que a espaldas de toda la guerrillerada ha pactado con nuestro enemigo de clases” pues, según ellos, el actual secretariado, en cabeza de Timoleón Jiménez, ha mantenido un proceso de negociación a espaldas de las bases.

“(…) [Una vez] nombrado Comandante en Jefe Timoleón Jiménez -declaran-, comienza(n) una(s) meteórica(s) y rápidas conversaciones de Paz, a espalda de la base guerrillera, y de pronto nos vemos sorprendidos con unas conversaciones que, los mandos llegan a informar desde La Habana y no a consultar (como han declarado los miembros designados para las conversaciones), donde se les impuso a todo el colectivo combatiente, condiciones nunca discutidas.”

Su preocupación tiene como causa central el momento actual que vive el proceso de paz pues “todo combatiente que se niegue a aceptar ‘La Paz’ del enemigo, somos llamados, ‘traficantes de drogas’, ‘delincuentes que lo hacen a nombre de la revolución’, hasta llegar a decir que nos hemos aliado con los paramilitares para llevar adelante el negocio de la droga”, afirman.

Los guerrilleros denuncian que “en lo que va de proceso de paz la represión hacia los sectores revolucionarios y progresistas no ha parado. Las cifras hablan por sí solas. De los 117 líderes sociales asesinados en 2016 en Colombia, 57 de ellos, es decir, el 66 por ciento, murieron en el suroeste colombiano (Nariño 9, Cauca 43 y Valle 5). Y según un ranking elaborado por la ONG Somos Defensores, de los cinco departamentos con mayores homicidios de líderes, tres son del suroccidente: Nariño, Cauca y Valle del Cauca. Esa tendencia parece confirmada en el primer trimestre de 2017, pues de los 34 líderes asesinados en el país, 13 lo fueron en el suroeste y siete en Cauca.

“La mayoría de las víctimas fatales tenían en común ser miembros o líderes de procesos sociales y políticos por medio de las Juntas de Acción Comunal -JAC-, la Guardia Campesina y resguardos indígenas. También pertenecían a reconocidas asociaciones de izquierda como Coccam, Fensuagro, Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos, Partido Comunista o la Unión Patriótica.”

El comunicado está firmado por milicianos de los Frentes 1, 3, 5, 10, 32, 34, 43, 57 y 58, así como por las Milicias Bolivarianas de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Meta, Vichada, Putumayo y la Columna Daniel Arana. Ellos recuerdan que “la guerrilla no es la causa de la guerra, sino la consecuencia de ella”.

CI OB/PC/27/04/17/15:36

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top