Conflicto y Paz

Cúcuta crea su primera Escuela de Embajadores de Paz

22 jul. CI.- En el centro de Migraciones Scalabrini, barrio Pescadero de Cúcuta, tuvo lugar el martes 18 de julio el taller “Embajadores de Paz” por la iniciativa La Conversación Más Grande del Mundo.

Se trata de un plan de movilización social y de pedagogía que ha tenido lugar en el territorio nacional. Su propósito es incentivar la participación ciudadana y la deliberación pública en el proceso por el que atraviesa Colombia, en el marco de la transición hacia el posconflicto y la construcción de paz territorial.

Los enfoques que orientan La Conversación Más Grande del Mundo comprenden tanto talleres orientados a la recuperación y el reconocimiento de memoria nacional, como espacios de competencias comunicativas. Los y las cucuteñas decidieron talleriar para encontrar habilidades de radio para la paz. Parte de la metodología se dedicó a entender el rol del embajador y reconocer el papel de la conversación como herramienta de encuentros. El objetivo es dar lugar a la discusión acerca de la construcción de paz y la importancia del proceso del fin del conflicto.

Estos espacios son de carácter participativo y vinculante con las comunidades de todo el país, pues están destinados a todos los colombianos que se sientan parte activa del proceso de reconciliación y paz. “El 80% del territorio Colombiano ha participado en los encuentros. Tenemos un trabajo muy fuerte en el Eje Cafetero y Bogotá. También se cuentan con varias
escuelas de embajadores de paz en varios departamentos. La idea es abarcar muchísimo más; llegar a zonas estigmatizadas, que lo requieran, que lo soliciten y que sean espacios importantes para la construcción de la paz”, aseguró el tallerista Felipe Bonilla.

Estas dinámicas pedagógicas tienen el objetivo de darle lugar a las formas
individuales de significación de la historia y realidad del país. Así como encontrar alternativas de soluciones a las problemáticas que inciden en el reconocimiento nacional del cambio al que le apuesta el pueblo colombiano.

“En Cúcuta particularmente tuvimos una experiencia muy nutrida, muy diversa.
Nos acompañó la fundación Juventudes Literarias, el Centro de Migraciones y
grupos de teatro y ambientales. Se logró fundar la primera Escuela de Embajadores de Paz de Norte de Santander. Es una posibilidad muy bonita para seguir trabajando y abarcando el territorio por la construcción de la paz, por
reconciliarnos, reflexionar y conocernos. Fue una mezcla de historias, de oportunidades, de esperanzas, y esperamos que esto se multiplique y que los embajadores que quedan sean replicadores de la metodología de la conversación”, manifestó Bonilla.

CI AP/PC/22/7/7/10:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top