Sobre Cine

Capitán Fantástico: Una metáfora cultural

24 jun. CI.-Dirigida por Matt Ross y estrenada en año 2016, Capitán Fantástico, nos muestra con una visión audaz la vida de Ben Cash (Viggo Mortensen) un padre poco convencional que vive junto a sus seis hijos en medio del bosque, donde prima el instinto de supervivencia, la independencia y el respeto por la naturaleza, lejos de lineamientos de los la vida moderna

La situación se complica cuando los padres de Leslie -la madre de los niños-  no aprueban el modelo de vida de sus nietos ni los métodos de crianza empleados por Ben. Deciden entonces ofrecerle la posibilidad de instalarse en la ciudad, y ofrecerle a los niños la posibilidad de tener una vida “normal”.

Lo interesante de este “ROAD MOVIE” es ver cómo se abre ante el espectador ese modelo a seguir, que aunque poco convencional resulta ser necesario, haciendo una fuerte crítica al modelo capitalista.

Se reflexiona ante la noción de propiedad privada que tienen Ben y sus seis hijos, el poder y la autoridad del conocimiento sobre temas como la religión, así como la democracia que les infunda, anteponiendo sus argumentos por encima de la creencia de una verdad absoluta.

Un ejemplo de esto es cuando se expone dentro del guión, la razón por la cual celebran el día de “Noam Chomsky” (un filósofo contemporáneo que propone como modelo de vida el anarquismo social, sin depender del estado sino de la voluntad de los individuos para agruparse) y no la Navidad.

Aunque podría considerarse como una película de fábula, no lo es, pues trata temas excluidos de la agenda mediática pero los más importantes de la agenda real.

Temas como el cultivo de la tierra, la caza y la naturalidad de la muerte hacen que el espectador, en vez de desligarse emocionalmente de los protagonistas, cree un vínculo tan fuerte que le genere un cuestionamiento acerca de su percepción de la realidad.

La trama se empieza a complicar cuando los niños intentan acoplarse al modelo social y político tradicional estadounidense; un modelo totalmente diferente al que han construido y en el que han vivido, bajo las leyes de la naturaleza en medio del bosque.

El filme enfrenta opiniones; la escasa comunicación de los niños con personas ajenas a su entorno genera un cuestionamiento frente a lo que es un verdadero y pleno desarrollo social del sujeto en formación, teniendo en cuenta las diferentes interpretaciones de lo que significa la realidad actual del planeta.  

Matt Ross envuelve al espectador en un sinfín de emociones con pensamientos filosóficos, existenciales y psicológicos que se desmenuzan en esta película.

Resulta siendo una comedia dramática que disfraza con pericia una crítica radical a los modelos tradicionalmente establecidos por la sociedad.

Cabe resaltar que este es el segundo largometraje como guionista y director del también actor Matt Ross y que trajo consigo diferentes nominaciones y premios, entre estos  el de mejor director, otorgado en el Festival de Cannes, mejor actor de Drama en el Independent Spirit, y una nominación a los premios de la academia para Viggo Mortensen como mejor actor.

Asimismo, está acompañada de una impecable dirección de fotografía a cargo de Stéphane Fontaine, quien también colaboro en Jackie (Pablo Larraín).

Si desean ver más películas relacionadas al género, no dejen de ver Little Miss Sunshine 2009 (Jonathan Dayton y Valerie Faris) y Fences 2016 (Denzel Washington).

CI JV y JO/ND/24/06/18/08:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top