Derechos Humanos

Abuso policial cobra vida de pimpinero en Norte de Santander

 5 feb. CI.-  Franyer Gómez, pimpinero (vendedor de gasolina informal) del municipio de Ragonvalia, Norte de Santander,  fue asesinado en el marco de un operativo de la policía en la Vereda El Carbón, zona rural del Municipio Chitagá. La comunidad demostró rechazo total por el asesinato.

El operativo llevado a cabo el día 27 de enero por el Grupo de Operaciones Especiales -GOES- del Departamento de Policía de Norte de Santander se desarrolló en el marco de la  guerra al contrabando de gasolina. Según la versión de la policía, Franyer Gómez disparó en su contra e intentó huir. Sin embargo, sus familiares y compañeros del gremio de vendedores informales aseguran que él no estaba armado.

Yuleima Zambrano, representante del sindicato de pimpineros del Norte de Santander -Sintragasolina- afirmó que “el compañero se sintió fatigado y se sentó en una piedra, allí llegaron algunos policías del -GOES- que los estaban persiguiendo y, sin mediar ninguna palabra, le dispararon en el rostro”.

Ante el asesinato de Gómez, George Quintero, Comandante de la Policía de Norte de Santander, afirmó a un medio regional que “todo será materia de investigación, la Policía Nacional estará muy presta a este tema de investigación frente a una persona que fallece en  momentos en que hay un procedimiento de policía”. Como la mayoría de los hechos de responsabilidad policiales, se busca encubrir el asesinato denominándolo como un fallecimiento.

Movilización de la comunidad nortesantandereana en rechazo al asesinato de Gómez.

Esta no es la primera vez en lo que va corrido del año que la población de los diferentes municipios del Departamento es víctima del abuso de las autoridades. El martes 9 de enero Luis Eduardo Rodríguez Rodríguez murió ahogado en el Río Zulia mientras intentaba huir de la policía. Hecho que causó gran indignación. El gremio de pimpineros hizo explícito el rechazo en contra de las acciones de la  policía, quienes respondieron con disparos de armas de fuego ante la población.

Desde el 2015, con el cierre de frontera venezolana, la policía departamental inició trabajo conjunto con varias entidades nacionales y regionales entre las que se encuentran la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia  -DIAN- , el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos -Invima-, el Ejército Nacional, Hacienda departamental, entre otros. Hasta este año se registran aproximadamente 16 asesinatos a vendedores informales de combustible.

En medio de la difícil situación, los miembros de Sintragasolina y demás vendedores de combustible piden al Gobierno Nacional y local garantías reales para ejercer el derecho fundamental al trabajo, el cual se viola no solo por la policía sino también por  el paramilitarismo.

CI JO/DA/05/02/18/7:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top