Recordando

A los 86 años muere el historiador Josep Fontana

30 ago. CI.- Reconocido mundialmente por su investigación, método y elegancia, este científico de la historia falleció el pasado martes 28 de agosto en Barcelona, lugar de su nacimiento y formación incansable para la independencia de Cataluña. Murió a causa de un cáncer que no le impidió seguir aprendiendo y enseñando hasta el final.

Su oficio era documentarse de fuentes casi siempre desconocidas, gracias a búsquedas permanentes de información, y una lectura crítica de lo que encontraba para luego escribir. El marxismo fue una de sus inspiraciones luego de vivir desde su niñez la dictadura de Francisco Franco en el Reino de España, una etapa que duró de 1939 a 1975, y pudo compararla con lo que aprendió acerca de lo ocurrido en Inglaterra y Francia durante el siglo diecinueve.

Su primer maestro fue Ferran Soldevila que Fontana recuerda como alguien que le transmitió: “Tras un documento hay seres humanos con sentimientos y problemas”. Sus otros dos maestros fueron Jaume Vicens Vives quien lo hizo ver que “se puede servir al país a través de la ciencia de la historia”, y Pierre Vilar pues Vives lo encomendó ya que vio el hambre intelectual de su discípulo.

Muchas personas resaltan su rechazo de la historia como una serie de “grandes acontecimientos orquestados por los grandes hombres”. En las universidades del Reino de España en los años setenta veían como subversivas estas declaraciones. No obstante “Sí, crecí en un ambiente inequívocamente catalán y de izquierdas”, por ello no sorprende su compromiso desde joven en el Partido Socialista Unificado de Cataluña -PSUC-. Según el mismo Fontana porque: “Era la fuerza más eficaz para liquidar el franquismo y unía principios sociales con la mirada de la autodeterminación”. Allí estuvo de 1957 a 1980, cuando abandonó el partido.

Academia militante

Fontana se graduó como filósofo de la Universidad de Barcelona en 1956, y allí mismo como Doctor en Historia en 1970. Mientras trabajaba en la academia luchó contra la dictadura desde el PSUC y luego participó de la corriente renovadora de la historiografía catalana ya que esta reclamaba producción científica para transitar hacia una verdadera independencia.

Así logró ser el mejor para interpretar desde la península ibérica el siglo veinte. No dudó en criticar y expresó que durante la transición española “el juego estaba trucado, se cometieron errores serios: los políticos no estaban dispuestos a defender ya los mismos principios que habían dicho a la gente, se le dijo a las fuerzas sociales que ya podían volverse para casa”.

Fue un defensor hasta su muerte de la independencia de Cataluña pues “los catalanes sólo pueden seguir luchando; llevamos así 500 años; no hay otra salida”. El partido político Ciudadanos le parecía “de los más peligrosos: es un invento catalán que engarza con la tradición de nuestra gran burguesía, que cuando ve obstaculizados sus intereses, se pasa al enemigo; ya lo hizo en 1936”. En 2006 obtuvo la Cruz de Sant Jordi de la Generalitat.

Berlolt Brecht

Fontana dijo que la última gran crisis económica (2008-2014) fue causada por “la gran mentira de las políticas de austeridad; se llegó a ella por la degradación de las condiciones de trabajo y la paulatina aplicación de reformas laborales que han eliminado derechos y menoscabado la capacidad de reacción de los trabajadores” y admitió: “Sí, están ganando los ricos”. Sin embargo asumió la resistencia. En su cuarto de estudio estaba el siguiente poema escrito por Bertolt Brecht:

“Quien todavía esté vivo que no diga jamás: lo que es seguro no es seguro. Todo no será siempre igual. Cuando hayan hablado los opresores, hablarán los oprimidos. El que haya caído, debe levantarse, el que haya perdido, debe luchar. ¿Quién podrá detener al que conoce la verdad? Porque los vencidos de hoy son los vencedores de mañana, y el jamás se va a convertir en ahora mismo”.

Fontana será recordado como un intelectual orgánico; un ser humano comprometido con la verdad y la transformación de la humanidad a favor de la verdad, la justicia y la libertad; un crítico directo del capitalismo y su explotación a mujeres, hombres y la madre tierra; un historiador que contribuyó de la mejor manera para entender el siglo veinte; un escritor que causa placer leerlo y nos compromete no solo de forma intelectual sino revolucionaria.

CI JA/CC/30/08/18/8:36

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top