Educación

A las puertas de un Paro de Estudiantes

23 abr. CI.- Frente a la propuesta de consolidación de un movimiento estudiantil nacional, renovado y fortalecido, Instituciones Educativas de Educación Superior -IES- han realizado diversas manifestaciones con fin de informar a la comunidad acerca de las problemáticas reales que enfrenta la educación pública en el país y construir un movimiento estudiantil democrático y autónomo, capaz de exponer y sustentar ante el Gobierno Nacional una propuesta de transformación de este sistema en el país.

Contexto Nacional

En el Encuentro Nacional de Estudiantes de Educación Superior -Enees- se debatieron problemáticas a la que se enfrenta la Educación actualmente como el desfinanciamiento sistemático, el bienestar, calidad y la autonomía universitaria.

Debido a que en los próximos días se elegirán en 23 universidades a rectores y autoridades académicas, el movimiento estudiantil exigió al Gobierno en su declaración final garantías democráticas vinculantes para que sea la comunidad educativa la que pueda definir su destino. También se refirió a la plena financiación a la educación superior, el reconocimiento y pago de la deuda histórica -cuyo monto asciende cerca de los 16 billones de pesos- así como al desmonte del programa Ser Pilo Paga para garantizar la permanencia, graduación y no endeudamiento de las y los estudiantes que han accedido a este programa.

Norte de Santander y su agenda de movilización

Fortalecer las asambleas locales y regionales fue uno de los mandatos del Enees para socializar el contexto del país, las conclusiones del encuentro y crear un pliego de exigencias que respondan a las necesidades reales de cada universidad.

En Norte de Santander, las IES más activas en este proceso han sido la Universidad Libre, la Universidad de Pamplona y la Universidad Francisco de Paula Santander. Han realizado espacios de formación que permiten avanzar en los objetivos programáticos del movimiento y a su vez apuntan a una democratización más amplia con el fin de generar mayor participación estudiantil.

La Universidad Libre está citando a los estudiantes para que el 24 y 25 de abril (fecha establecida en el Enees como jornada de movilización nacional) para la realización un cine-foro que de espacio a una asamblea multiestamentaria. Además, pretenden presentar un derecho de petición de información con la finalidad de conocer el estado actual de la universidad.

En la Universidad de Pamplona los estudiantes darán conferencias y se realizarán actividades lúdicas como campeonatos de fútbol, ajedrez, ping pong y ultimate para así atraer a la comunidad en una dinámica diferente y poderlos informar.

El 24 de abril en la Universidad Francisco de Paula se realizarán asambleas por facultades para hacer un trabajo de socialización y pedagogía frente a lo que ha venido desarrollando.

El día 25 está programada una plenaria en la cual los estudiantes puedan plantear un nuevo rumbo para esa institución donde la gobernabilidad llegue a tener un carácter de cogobierno democrático más amplio, que no se preste para el proselitismo, el clientelismo, ni el empoderamiento de las masas sobre la base de la institucionalización.

Estas universidades extienden la invitación a todas las instituciones de Educación Superior del Departamento, para que se unan a la jornada de movilización nacional de este 24 y 25 de abril.

Configuración de espacios de participación

Estudiantes organizados de la Universidad Francisco de Paula Santander -UFPS- de Cúcuta decidieron agitar las banderas de la denuncia contra la corrupción en la administración del claustro educativo, abriendo espacios de Asambleas Triestamentarias y Multiestamentarias.

“Estos son espacios que van cobrando legitimidad, en el sentido que pasamos de estar en un espacio cerrado -como lo era el auditorio de la biblioteca Eduardo Cote Lamus- a la intemperie. Direccionar un espacio abierto, público, que tenga presencia de las personas que concurren en el lugar, ayuda a que la situación sea mayormente comentada y la gente tenga un espacio más amplio de participación y discusión. Se genera una corriente de opinión institucional, entendiendo que todo esto es una escalada y que viene teniendo como objetivo final una constituyente, una transformación de estatutos universitarios”, comentó Osnaider Álvarez, egresado de la UFPS y líder social.

Los estudiantes consideraron también que es necesario que haya por parte de administradores y profesores mayor convocatoria para la asistencia a estos eventos y de esta manera legitimar, madurar y nutrir la discusión y sus conclusiones.

“La poca participación de la comunidad universitaria es un reflejo de que el modelo de educación que se nos está planteando es un modelo que busca que la comunidad universitaria y la sociedad se enajene de las problemáticas que tiene la educación superior actualmente, que no sean personas críticas sino obedientes, buscan personas apáticas, individualistas, en función del mercado, del consumo, que le respondan a las necesidades de las empresas, sobre todo a la multinacional y la trasnacional, y eso está muy alejado del tipo de personas y profesionales que deben existir”, afirmó César Arias, miembro de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios – ACEU.

Corrupción y coyuntura electoral en la UFPS

“Se manifiesta el rechazo por parte de los estudiantes y docentes a que se permita que una persona que fue Rector por 15 años pueda volver a ser candidato, teniendo en cuenta que incluso fue suspendido por la Procuraduría en 2013 durante meses por malas prácticas en su Administración”, sostiene Jhonatan Salgado, vocero de Identidad Estudiantil.

Este líder estudiantil hace referencia a Héctor Parra, quien no solo fue Rector durante cinco períodos sino que, además, estuvo como rector encargado en dos oportunidades (1997 y 1999).

En una anterior consulta electoral, 6.750 votos de estudiantes fueron para el candidato Carlos Flores y 6.100 votos para Claudia Toloza. Esta expresión de democracia no fue tenida en cuenta por el Consejo Superior Estudiantil -CSU-, máximo órgano de dirección y gobierno de la Universidad, presidido por el entonces Gobernador de Norte de Santander, Edgar Díaz Contreras. Claudia Toloza fue designada Rectora.

Díaz Contreras junto a William Villamizar (quien en 2007 resultó electo como Gobernador pero que no pudo terminar su mandato debido a que la Contraloría General lo suspendió mientras auditaba dos proyectos financiados con recursos del Fondo Nacional de Calamidades en 2013 pero en 2015 fue reelecto Gobernador) fueron imputados a finales de 2017 por parte de la Fiscalía General por haber realizado un contrato de suministro de material de obra con presuntas irregularidades.

La inconformidad universitaria va más allá de los 17 años seguidos de mandato de Héctor Parra. En este período solo se pudieron acreditar académicamente dos de las carreras que se estudian allí. Además, la estructura física (incluyendo muchos árboles) fue destruida para construir edificios antiestéticos y disfuncionales.

A pesar de que la comunidad de toda la región conoce estos hechos de corrupción, la inconformidad no es generalizada pues algunos estudiantes tienen beneficios académicos al “hacerle al corte” al Rector. Este hecho también ha sido denunciado por un docente de la misma institución quien aseguró que desde la sala de sistemas estaban haciendo modificaciones de notas.

Parra logró volver a la UFPS su fortín político. A los profesores les hace favores, les ofrece becas y nombramientos. El sistema de cooptación del estudiantado tiene que ver con la ampliación de la cobertura como tercera instancia de admisión, la cual se asigna a dedo y se tramita con el Consejo Superior Universitario. A los “representantes” de los estudiantes se les da el dinero del seguro estudiantil -que tiene una póliza de más de 15.000 estudiantes- y se les permite elegir a la empresa con la que harán el convenio, sin tener en cuenta que este seguro nunca responde a las necesidades de los estudiantes cuando estos lo requieren.

Esto no ha cambiado con Claudia Toloza, quien ya cumplió su primer mandato. Para las próximas elecciones, que se celebrarán en junio, será la contrincante de Parra.

Actualmente la Universidad tiene 18.000 estudiantes y solo 180 docentes de planta. Cuenta con un comedor estudiantil que solo cubre 700 almuerzos. Los costos de las matrículas aumentan cada vez más. Y la Administración mantiene a esta institución en una crisis académica y financiera.

¿Permitirán los estudiantes, docentes, trabajadores y nortesantandereanos que la universidad más grande de ese territorio siga su dinámica clientelista?

CI JO/PC/23/04/18/7:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias.

To Top