Ciudad

A 143 años del Terremoto de Cúcuta, la ciudad sigue sin resguardos

21 may. CI.- Hace 143 años un terremoto destruyó la ciudad de Cúcuta y afectó municipios de su área metropolitana así como al Estado venezolano del Táchira. Se sintió desde Bogotá hasta Caracas.

Las primeras sacudidas empezaron a sentirse desde el domingo 16 de mayo de 1875. El lunes 17 de mayo, desde las 5 de la mañana, también se sintieron réplicas menos intensas que la primera. Estas dejaron grietas en algunas casas de la zona central.

A las 11:15 de la mañana del martes 18 de mayo de 1875 (hora que quedó marcada en el reloj de la Iglesia de Cúcuta) ocurrió el gran terremoto. Se escuchó un ruido prolongado subterráneo y la tierra empezó a moverse. No se detuvo sino después de 50 segundos.

En menos de un minuto toda la infraestructura de la ciudad se había reducido a una nube de polvo y escombros. El sismo fue de 9° en la escala de Mercalli (que va del 1 al 12 y evalúa la intensidad de los terremotos a través de los efectos y daños causados).

La ciudad estaba conformada por 52 manzanas de casas de tejas y tapia, tenía una extensión de 2,5 kilómetros. En Villa del Rosario aún se pueden observar los restos del Templo Histórico que colapsó durante el gran movimiento sísmico.

Aunque 461 fue el número de cadáveres sacados de las ruinas, esta cifra no incluye la cifra de muertos en las poblaciones vecinas donde cayeron casas, haciendas y fincas. La catástrofe afectó un radio de 80 km dentro del que se encuentra la Villa del Rosario, San Luis, Arboledas, Salazar de las Palmas, Gramalote, Bochalema y San Faustino en Colombia; y San Antonio, Capacho, San Cristóbal, La Mulera, Rubio, Michelena, La Grita y Colón en Venezuela.

A causa de este evento sísmico afloraron aguas termales en la carretera de San Antonio a Rubio en Venezuela y en un lugar cercano a Ureña llamado Aguas Calientes.

La economía local cayó bruscamente. Las pérdidas se calcularon en 10 millones de pesos colombianos, una alta cifra para ese entonces. El Presidente Venezuela en aquella época, General Antonio Guzmán Blanco, hizo las primeras donaciones.

Como esta es una tierra conocida por la pureza del cacao y el café, la Reina Victoria de Inglaterra contribuyó con 1.000 libras esterlinas para la recuperación, al enterarse de la catástrofe ocurrida en el sitio de donde provenía el chocolate que ella tomaba. Ese dinero se usó para la reconstrucción del Hospital San Juan de Dios, hoy Biblioteca Julio Pérez Ferrero.

A partir de 1984, luego del terremoto de Popayán, se creó en Colombia la Norma de Sismo Resistencia expedida por el Gobierno Nacional . Sin embargo, la mayoría de construcciones en Cúcuta todavía hoy no están hechas bajo los parámetros establecidos.

La ciudad está expuesta a constantes movimiento telúricos puesto que ella se alza sobre cuatro fallas geológicas causantes de la inestabilidad del terreno y que representan un potencial de alta peligrosidad.

CI JO/PC/21/05/18/11:50

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top