#EfeméridesFeministas

[7 de abril] Flora Tristán: “Proletarios del mundo, uníos”

7 abr. CI.- Flora Célestine Thérèse Henriette Tristán y Moscoso Lesnais, fue una pensadora, escritora y revolucionaria francesa. Una figura fundamental para el socialismo y el feminismo del siglo XIX. El propio Carl Marx retomó parte de la obra de Flora para soportar su pensamiento.

Flora Tristán nació en parís el 7 de abril de 1803; fue hija del coronel de origen peruano Mariano de Tristán y Anne-Pierre Laisnay. Aunque su padre nunca la reconoció legalmente tuvo una primera infancia feliz y llena de lujos. No obstante, cuando este murió la familia de Flora quedó económicamente desamparada y esto la obligó a trabajar a muy temprana edad.

A los 16 años comenzó a trabajar como obrera colorista en un taller de litografía y con apenas 17 años se casó con el propietario de este, André Chazal, el 3 de febrero de 1821, con la intención de suplir algunas necesidades económicas. Tuvo tres hijos pero uno de ellos murió muy pequeño. Este matrimonio de conveniencia se disolvió a causa de los celos y malos tratos de Chazal hacia Flora, así que cinco años después ella decidió huir con sus dos pequeños. Su doble condición de hija natural y esposa separada la redujo a la marginal condición de “paria”, como le gustaba denominarse, y Chazal la persiguió incansablemente hasta que lograron un acuerdo judicial en el que se estipuló que Flora se quedaría con la custodia de Aline, y Chazal con la de Ernest.

La lucha por la custodia de sus hijos duró alrededor de 12 años, en este tiempo estuvo en Inglaterra trabajando como criada. Además viajó por varios países y esto le permitió ahondar en las ideas socialistas y emancipadoras, se convirtió en precursora del movimiento feminista y tomó conciencia de su situación como paria. Visitó varios lugares que hicieron que su sensibilidad aumentara puesto que vio cómo los niños eran forzados a trabajar durante 14 horas diarias y cómo las mujeres eran obligadas a satisfacer las necesidades sexuales de sus esposos.

En 1833, Flora emigró a Perú en busca de mejorar su situación económica y reclamar la herencia de su padre, sin embargo, su tío se negó a entregarle dicha herencia a cambio de una cómoda mensualidad. Durante su estancia en Perú fue testigo de la guerra civil y tomó conciencia de la lucha de clases, por lo que asumió un compromiso como defensora de los derechos y libertades de la clase obrera y de las mujeres.

En 1835 regresó a Francia en donde se dedicó a la actividad política y literaria. En 1837 escribió Peregrinaciones de una Paria, obra en la que habló de todo lo vivido en Perú y todas sus impresiones de la guerra civil. Ese mismo año Flora fue herida por su exesposo André, quien intentó asesinarla por sus ideas libertarias y su lucha por los derechos de la mujer. André Chazal fue arrestado y condenado a 20 años de trabajos forzado.

Los últimos años de vida los dedicó a la propagación y divulgación de los derechos de las mujeres y los trabajadores, también insistió en que todos los obreros del mundo debían unirse y luchar. De hecho, Carl Marx reconoció su papel y tomó para su obra la consigna “Proletarios del mundo, uníos”.

Flora murió a los 41 años de edad de tifoidea, el 14 de noviembre de 1844. Su pensamiento feminista quedó inmortalizado en obra, especialmente en su libro Emancipación de la mujer.

“Hay alguien todavía más oprimido que el obrero, y es la mujer del obrero”.

CI GM/FC/7/4/17/00:00

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

To Top